El relevo de Andrés Manuel

El más asombrado ante el cuasi “destape” de AMLO fue Ebrard. Inesperado, sin duda; pero es el banderazo para arrancar la sucesión

El relevo de Andrés Manuel
Martha Anaya / Alhajero / Opinión El Heraldo de México

¡Sorpresota!, la que se llevaron ayer los reporteros en Palacio Nacional. Pero sobre todo Marcelo Ebrard.

Y es que nadie esperaba en esos momentos finales de la mañanera que Andrés Manuel López Obrador saliera con el tema de su sucesión en la Presidencia. Y mucho menos que prácticamente apuntara hacia el canciller delante de todos.

Porque ahí estaba Marcelo, sentado a un par de metros del tabasqueño; y el propio titular de Relaciones Exteriores se quedó estupefacto —no perdió detalle— cuando escuchó a AMLO decir que él estaba muy satisfecho, porque ya hay relevo generacional 

“(…) estoy muy contento, muy contento, porque hay relevo; porque es de la generación que sigue. No sé si me explico. O sea, yo tengo 67 (años), de 50 para arriba, incluso hay mujeres y hombres.

“Se van a enojar los adversarios, pero la verdad, la verdad, sí hay relevo de este lado. Ellos tienen problema, nosotros no; es un abanico”.

Al tiempo que decía esto, López Obrador extendía su mano hacia la zona donde suelen ubicarse sus invitados, pero donde en ese momento sólo se hallaban sentados el secretario de Salud, Jorge Alcocer (de una generación muy superior a la del Presidente) y Ebrard, de 61 años.

Para los ahí presentes parecía claro que Andrés Manuel se refería a Marcelo, aún y cuando mencionara que también había mujeres capaces para el relevo Presidencial. De ahí que una reportera le preguntara a voz en cuello: ¿Está entre nosotros?

El Presidente rió. Le pidieron nombres. “Ya vamos a hablar…, todavía falta”, repuso, y dio por terminada la conferencia, pero dejó la víbora chillando.

¿Será Marcelo Ebrard el sucesor? Puede ser, sin duda. Es el apagafuegos del gabinete. Papel, por cierto, muy semejante al que desempeñó Manuel Camacho Solís con Carlos Salinas de Gortari. Pero la perdió al final del juego.

Cierto también que hace 10 años, cuando se definía la candidatura presidencial del PRD, Andrés Manuel Marcelo compitieron en una encuesta. El resultado fue prácticamente un empate técnico. Al final, la balanza se inclinó por el de Macuspana.

Un cabizbajo Ebrard dijo entonces: “Soy leal. Podría empecinarme, ir a las internas. Pero ¿dónde queda la congruencia? Sería un suicidio para la izquierda. El camino está antes que el deseo, el mayor de los éxitos a Andrés Manuel”.

Ahora puede ser su turno. El banderazo para arrancar se ha dado.

-0-

GEMAS: Obsequio de Citlalli Hernández, secretaria general de Morena, sobre la candidatura de Félix Salgado Macedonio: "Mi valoración es que en cuanto hay acusaciones hacia nuestro candidato y no hay una atención del órgano de justicia correspondiente, y hay mucho ruido, desde mi postura feminista no tendríamos por qué ignorar las voces de supuestas víctimas y quizás tomar una decisión de hacer a un lado a nuestro candidato".

POR MARTHA ANAYA
MARTHAMERCEDESA@GMAIL.COM
@MARTHAANAYA

avh 


Compartir