Hogares con identidad

Casi 100 años después, la influencia de Aalto se adivina en balcones, vistas y en ángulos que forman una “L”

Hogares con identidad
Rafael Micha / Colofón / Opinión El Heraldo de México

Frida Escobedo, Bernardo Gómez Pimienta, Agustín Landa, Ricardo Legorreta, Enrique Norten, Javier Sánchez, Max von Werz... En los últimos 20 años, la plana mayor de la arquitectura de nuestro país ha colaborado en proyectos de hospitalidad de Grupo Habita que han resultado en la transformación del paradigma de la restauración a nivel internacional.

Hoy nos ocupa la más reciente aventura del grupo, el nuevo Baja Club Hotel, diseñado por Max von Werz, frente al malecón de La Paz: una suerte de reinterpretación del legendario edificio Paimio Tuberculosis Sanatorium de Alvar Aalto, construido en Finlandia entre 1929 y 1933. Casi 100 años después, la influencia de Aalto se adivina en balcones, vistas y en ángulos que forman una “L”. Von Werz ha diseñado un hotel de 32 habitaciones y suites, resultado de una sinergia perfecta con Jaune Architecture Intérieure  de Marine Delaloy y Paula Álvarez de Toledo, con base en Marsella.

Apenas el año anterior, Grupo Habita colaboraba con Ambrosi | Etchegaray en Círculo Mexicano: una minuciosa remodelación de la vecindad de finales del siglo XIX en la calle de República de Guatemala, en donde creció el fotógrafo Manuel Álvarez Bravo. Con diseño de mobiliario de La Metropolitana, Circulo Mexicano se apunta en un referente obligado del lugar: “Allí, en el número 20 de la calle de Guatemala, ví muchas cosas que me marcaron para siempre… Estoy feliz de haber vivido en esas calles. Allí, todo era comida para mi cámara, todo tenía un contenido social inherente; en la vida todo tiene contenido social”. Justo aquí, Álvarez Bravo captó su icónica imagen El Ensueño y, por ende, la importancia de una restauración atenta.

Y de pronta apertura, una nueva colaboración con Frida Escobedo en un albergue wellness en la ciudad de Puebla. Hace ya más de una década la dupla hizo lo propio en el rescate del legendario Hotel Boca Chica, de Acapulco. En aquel entonces de muy bajo perfil, hoy la más joven arquitecta –y apenas la segunda mujer, después de Zaha Hadid– en diseñar el Serpentine Pavilion, Escobedo concibió un diseño respetuoso.

El año 2020 también marcó la doble colaboración entre Grupo Habita y Alberto Kalach. Primero, en Escondido Oaxaca, en la ciudad de Oaxaca, con la restauración de la arquitectura vernácula de finales de siglo XIX que convive armónicamente con la imponente estructura de cemento que ofrece vistas de la ciudad. En segundo lugar, para el diseño de Kakurega Omakase en el Hotel Escondido. La estructura de una palapa tradicional presenta guiños a la cultura japonesa en el tratamiento de la madera que combina a la perfección con el menú de degustación y su entorno.

Grupo HABITA reafirma su compromiso con el paradigma de hospitalidad y diseño al proponer contundentes propuestas arquitectónicas y los más importantes exponentes.

POR RAFAEL MICHA
@RAFAELMICHA
BGM


Compartir