El reto educativo

Los resultados esperados para 2030 se tendrán que reevaluar, así como diagnosticar los estragos que dejará esta pandemia en el ámbito educativo

El reto educativo
Adriana Sarur / La Encerrona / Opinión El Heraldo de México

Uno de los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) por parte de la ONU es garantizar educación inclusiva, equitativa, universal y de calidad para todas las personas a lo largo de la vida, y con esto eliminar inequidad en el acceso, superar la exclusión y eliminar la marginación educativa alrededor del mundo. Sin embargo, igual que nadie en el planeta, los ODS tampoco tenía en mente una pandemia generada por el COVID-19 y los resultados esperados para el 2030 se tendrán que reevaluar, así como diagnosticar los estragos que dejará esta emergencia sanitaria en el ámbito educativo.

Si bien hemos hablado mucho acerca de las crisis sanitaria y económica que este virus ha provocado en todo el mundo, no podemos dejar fuera de la conversación a la crisis que dejará para la educación. Desde el ciclo escolar anterior y durante el que transcurre, la educación a distancia obligatoria nos mostró las falencias que conlleva el proceso de enseñanza-aprendizaje de manera remota. La plantilla docente, el estudiantado, las autoridades educativas y padres de familia no estábamos preparados para que, de manera abrupta, la escuela se trasladara a los hogares.

En este sentido, las consecuencias de estos ciclos escolares aún no se dimensionan del todo, sin embargo, las voces expertas en el tema y, empíricamente los involucrados, sabemos que se ampliaron las brechas de desigualdad y que tendrá que venir un esfuerzo titánico para resarcir los daños causados en la comunidad escolar, por parte de las autoridades educativas, ya que no sólo se ha menguado el proceso de aprendizaje, sino también el de socialización, emocional, económico, etc.

Dentro de este marco que se percibe caótico, llega a la titularidad de Educación Pública, Delfina Gómez, la segunda mujer en ocupar el cargo después de Josefína Vázquez Mota (2006-2009) y la tercera normalista al frente de la SEP. Una mujer cercana al Presidente, contendiente a la gubernatura del Estado de México en 2017 y quien conoce las problemáticas de la enseñanza en el aula, en el sindicato (SNTE) y la coordinadora (CNTE) y en general del sistema educativo en México.

El reto que asume Delfina Gómez al frente de la SEP no es cosa menor. Ante la situación actual, en el país se prevé una reducción en la matrícula, de 2.5% a 5%; cambios en el presupuesto asignado, porque aunque los dineros para la SEP son aproximadamente los mismos, se gastarán distinto, mediante becas y apoyos de transferencia directa; visibles y preocupantes brechas de desigualdad entre profesorado y estudiantes que no tienen acceso a dispositivos móviles, internet, e incluso, material didáctico; disminución de programas; y un cambio de visión de la educación distinta a la de Esteban Moctezuma, así como de los subsecretarios. A cien años de la creación de la SEP, esperemos lo mejor para la nueva titular y, sobre todo, para la comunidad escolar, pues para nuestro país es imperativo y urgente una visión de largo plazo en la educación, que esta sea de calidad y que funja como la plataforma para la mejora de la sociedad mexicana.

Por ADRIANA SARUR
ADRIANASARUR@HOTMAIL.COM
@ASARUR


Compartir