COLUMNA INVITADA

Transparencia e información, interrogantes por resolver

En el mundo moderno, estamos en el límite de la definición entre lo público y lo privado

OPINIÓN

·
Juan Carlos Romero Hicks / Colaborador / Opinión El Heraldo de México

Desde hace más de 15 años que tuve el honor de ser gobernador de Guanajuato y de participar en la creación del Instituto de Acceso a la Información, el mundo ha cambiado y cabe la pregunta si hoy estamos preparados para adentrarnos y enfrentar todos lo que existe en torno al tema de la transparencia y el manejo de la información. La respuesta parecería ser que no, aunque estamos dispuestos a intentarlo y lograrlo.

Para ello habría que respondernos varias interrogantes cuando hablamos de privacidad y protección de datos de las personas. Por ejemplo, ¿cuánto vale la verdad en este país? ¿cuánto vale la legalidad? ¿el cuidado de las personas?

En el mundo moderno, estamos en el límite de la definición entre lo público y lo privado. Los temas de vital importancia: la economía digital, los derechos humanos, la rendición de cuentas, así como frente a nuevos mundos inéditos: la era digital, la inteligencia artificial, la cuarta revolución industrial, muchos temas para los cuales no estábamos debidamente preparados.

Pero también tópicos de carácter legal, de seguridad, de salud, de la banca, de la mercadotecnia, el bloqueo de dispositivos, los controles de existencia y una serie de estándares éticos sumamente importantes.

Un ejemplo de todo esto se ha presentado en los tiempos de la pandemia. En ella se vivió la exigencia de vacunas e incluso de un pasaporte que tuviera el requisito de haber recibido la vacuna. Sin duda aspectos muy sensibles que implican el rastro de conductas, la posible vulnerabilidad de la propia persona y, al mismo tiempo, una variable importante de salud pública colectiva.

Asimismo, tenemos aspectos de otras áreas que tienen que ver con las ciudades inteligentes, la movilidad, los sistemas de las plantas de energía, los suministros de agua, la detección de delitos, las escuelas, las bibliotecas, el ámbito electoral, un tema en el que siempre hay discusiones, aunque en democracia nunca haya punto final, sino punto y seguido.

Y así como esto, nosotros estamos a favor de la transparencia. Tenemos consideraciones en cuatro aspectos: política pública, legislación, rediseño institucional y presupuestal.

México tiene importantes contribuciones desde 1977, cuando se reconoce el derecho a la información, pasando por 2007 que se empieza a cristalizar; nuestro país ha tenido mucho para contribuir, pero también mucho qué aprender y mucho qué revisar, porque el concepto de privacidad se basa en derechos fundamentales del honor, la dignidad, la intimidad, la propia imagen y muchas aristas que no están suficientemente resueltas y que tienen una envoltura internacional, como la declaración de los derechos humanos, el Pacto Internacional de los Derechos Civiles y Políticos, la Declaración Americana de Derechos y Deberes del Hombre y la Convención Americana de los Derechos Humanos.

Debo refrendar la idea de que cuando uno escucha corre el riesgo de aprender. Por lo mismo, en todas estas materias, sin duda este es el camino indicado: escuchar y aprender.

POR JUAN CARLOS ROMERO HICKS
DIPUTADO DEL PAN Y PRESIDENTE DE LA COMISIÓN DE TRANSPARENCIA Y ANTICORRUPCIÓN
@JCROMEROHICKS

CAR