ALHAJERO

Educando a Ramírez de la O

La enseñanza de AMLO al secretario de Hacienda no se redujo a pisar tierra y a tomar el sol. Habría otro tipo de lecciones también

OPINIÓN

·
Martha Anaya / Alhajero / Opinión El Heraldo de México

En estos días turbulentos por los que atraviesa el mundo de la economía, Andrés Manuel López Obrador llevó como invitado de honor a San Jerónimo Taviche (pueblo oaxaqueño enclavado en la región valles centrales), ni más ni menos que al secretario de Hacienda, Rogelio Ramírez de la O. Presentación “en sociedad” prácticamente, pues al doctor en Economía por la Universidad de Cambridge apenas si se le ha visto desde que tomó posesión del cargo, hace casi cuatro meses.

¿A qué obedeció la invitación presidencial? En términos formales, a inaugurar un camino rural de 11.5 kilómetros que forma parte del programa de pavimentación de vías hacia cabeceras municipales.

 En el terreno coloquial, a decir del Presidente, a la necesidad de que los funcionarios federales tomen un poco de sol.

“Si se necesitan recursos, que no creo, pero si se llegaran a necesitar para aprovechar diciembre, se autorizan, por eso viene aquí como invitado especial Rogelio Ramírez de la O, secretario de Hacienda, que nos da mucho gusto que esté aquí.

 “Porque los secretarios de Hacienda de antes ni se despeinaban; no se asoleaban, andaban con el amarillo burócrata en la piel; hay que asolearse, es bueno el sol, ayuda mucho…”, diría el de Macuspana. Pero la enseñanza al ministro hacendario no se reducía a pisar tierra y a tomar el sol. Habría también lección oral:“Digo siempre: territorio, no escritorio. Bueno, territorio, no tanto escritorio, porque también hace falta la planeación.

Los asiáticos dicen que un problema bien planteado es un problema medio resuelto, la planeación es necesaria, pero también el campo. “El trabajo de campo —insistió López Obrador—, visitar a las comunidades, escuchar al pueblo. La voz del pueblo es la voz de Dios y es la voz de la historia, no lo olvidemos”.

El costo del camino: menor a 50 millones de pesos, fue también motivo de enseñanza para el de Hacienda y otros de los presentes, como el secretario de Comunicaciones, Jorge Arganis, y el subsecretario Jorge Nuño.

“El presupuesto es de ustedes —diría a los pobladores— porque el presupuesto es dinero del pueblo, no es del gobierno. Nosotros sólo somos administradores de los dineros del pueblo. No lo hizo el gobierno, lo hizo el pueblo, el camino…” Terminado el acto, siguió la música. López Obrador dejó la camioneta de lado y bajó a disfrutar la sabrosísima interpretación de los niños.

Preguntó entonces el Presidente a su jefe de ayudantes: ¿Dónde quedó Rogelio (Ramírez de la O)? “Se fue en la camioneta”, respondió Daniel Asaf. El Presidente sonrió: “Sí, es mucho pueblo para él”.

•••

GEMAS: Obsequio de Miguel Ángel Mancera sobre la detención de su exjefe de gabinete Julio Serna: “Yo esperaría que no hubiese visos políticos, pero, irremediablemente, son los tintes que se toman en esta clase de asuntos. Así llevamos casi cuatro años”.

POR MARTHA ANAYA
MARTHAMERCEDESA@GMAIL.COM
@MARTHAANAYA

CAR