ALHAJERO

Un presidente con ganas de venganza

El rencor que acumuló en 2006 es muy grande y ahí lo estamos viendo ahora salir: tenemos un Presidente con muchas ganas de venganza

OPINIÓN

·
Martha Anaya / Alhajero / Opinión El Heraldo de México

Agustín Basave conoció a Andrés Manuel López Obrador en 2005 y es de los que sigue sus conferencias todos los días: “el pequeño masoquista que todos llevamos dentro a mí me brota a las siete de la mañana todos los días”, bromea.

Digamos, pues, que conoce “más o menos” a AMLO. Y desde su perspectiva, el tabasqueño cierra su tercer año de gobierno “con pocas sorpresas”, si tomamos en cuenta lo que nos dijo que iba a hacer desde hace muchos años.

Ni siquiera su radicalismo le sorprende: Sabíamos que era un hombre beligerante, polarizador, así llegó al poder. Durante un breve tiempo, confiesa, abrigué la esperanza de que ya llegando al poder dijera ‘ya no necesito polarizar…’; se me olvidó que él no está pensando en gobernar nada más durante seis años; él está pensando en ganar 2024.

Para Basave, la actitud del Presidente tiene mucho que ver con el tema del resentimiento: López Obrador “recibió un golpe muy fuerte en el 2006; es un punto de inflexión en su vida política porque él asume que le robaron la presidencia. El rencor que acumuló en 2006 es muy grande y ahí lo estamos viendo ahora salir…

“Si AMLO hubiese sido Presidente de 2006 a 2012 —asegura— habría sido mucho mejor para México que ahora, porque ahora lo que tenemos es un Presidente con muchas ganas de venganza, es un Presidente revanchista.”

Desde su perspectiva, todos esos exabruptos contra la clase media, contra la UNAM o contra el que se le ponga enfrente (intelectuales, académicos que no lo apoyan, la prensa, empresarios fuera del círculo de sus consentidos) “es parte de ese resentimiento que ahora se está expresando en esa…, catarsis”.

De hecho, considera que las mañaneras son importantísimas para AMLO porque no sólo son ese espacio pedagógico donde él educa a la gente sobre la 4T, donde tira línea, donde suelta sus palomas mensajeras, donde “ejecuta” —en términos de fusilamiento en redes sociales— a sus adversarios…; sino que es también ¡un diván! Ahí se pone a reflexionar y empieza a decir cosas que revelan lo que trae adentro.

Doctor en Ciencia Política por la universidad de Oxford, ex diputado federal, ex embajador en Irlanda, ex presidente del PRD, Basave considera que para el segundo tramo del sexenio “no creo que haya ningún viraje”.

Al regio no le molesta tanto su política económica de López Obrador, le molesta su autoritarismo: “Andrés Manuel López Obrador, con todo respeto como dice él, no es un demócrata”.

Él cree que los contrapesos se inventaron para los presidentes corruptos, pero como él es un hombre bueno y honesto, entonces cree que no sólo no necesita frenos, sino que le den más poder para ejecutar su obra, afirma. Respecto de la sucesión, el regiomontano sostiene que no hay decisión del presidente en donde no esté pensando en el 2024.

Coincide en que Claudia (Sheinbaum) es su proyecto y “salvo que no pueda, se le caiga, no le alcance, en ese caso voltearía a ver a Marcelo (Ebrard). Sobre todo en un escenario en el que tendría todas las de ganar: si pasáramos por una crisis económica.

A Ricardo Monreal no le ve posibilidades porque ya se le ha enfrentado:

“Yo creo que Ricardo tendría que empezar a ver, o ya seguramente lo está haciendo, opciones en otros partidos”.

En cuanto a la oposición, Basave advierte: Hoy por hoy, lo que se ve es que hay un vacío opositor y ante ese vacío opositor, si las elecciones fueran mañana, pues las gana Morena, las gana López Obrador.

•••

GEMAS: Obsequio del subsecretario Hugo López Gatell: “Ómicron es la más reciente variante de preocupación del SARS-CoV-2; algunos datos sugieren que tiene mayor transmisibilidad que las previas. No se ha demostrado que sea más virulenta ni que evada la respuesta inmune inducida por las vacunas”.

POR MARTHA ANAYA
MARTHAMERCEDESA@GMAIL.COM
@MARTHAANAYA

PAL