Navalni, una piedra en el zapato de Putin

Lleva más de 10 años en oposición a las prácticas del presidente ruso, al que acusa de explotar al pueblo, a través de un sistema feudalista

Navalni, una piedra en el zapato de Putin
Agustin Garcia Villa / Des... Propósitos / Opinión El Heraldo de México

Al más puro estilo de la KGB y bajo una acusación cuestionable Alexei Navalni, el principal opositor ruso a la política autoritaria del presidente Vladimir Putin, fue encarcelado el 17 de enero, a su regreso de Alemania, donde pasó cinco meses en recuperación por el envenenamiento con el agente neurotóxico novichok. El veneno le fue suministrado en agosto pasado, en una taza de té, cuando regresaba a Moscú, después de reuniones con sus partidarios políticos en la región de Siberia. El arresto generó una gran ola de protestas en Rusia;  en Moscú se han registrado más de dos mil detenidos que, a su vez, han llevado a mayores marchas para demandar la inmediata liberación del líder opositor, en abierto desafío al gobierno.

En el ámbito internacional, varios países, incluso antiguos miembros del bloque soviético como Lituania, Estonia, Latvia y Polonia, así como Italia, Rumania y Estados Unidos, han protestado por la situación de Navalni y propuesto la imposición de sanciones adicionales a Rusia, como la cancelación de nuevas inversiones de la poderosa empresa gasera estatal Gazprom, cuyas exportaciones a Europa son esenciales para la economía rusa.

Navalni (44 años), es un abogado, casado con dos hijos, egresado de la Universidad Rusa de la Amistad de los Pueblos, y especializado en finanzas. En 2010, obtuvo una beca para estudiar en la Universidad de Yale en EU, lo que suscitó su interés por el establecimiento de un verdadero sistema democrático en su país.

En 2011 creó la ONG Fundación Anticorrupción, para investigar las prácticas de funcionarios, autoridades y empresas controladas por el estado ruso. Tras las elecciones de ese mismo año, denunció irregularidades que llevaron a más de cinco mil personas a protestar frente al Kremlin de Moscú. Navalni fue arrestado por 15 días, lo que generó nuevas y mayores manifestaciones.

En 2013, se le permitió salir de la cárcel para participar como candidato a la alcaldía de Moscú en las elecciones municipales. Quedó segundo, con 27 por ciento de los votos, sólo detrás del candidato de Putin. El resultado fue considerado un triunfo para Navalni, que no tuvo acceso a la TV estatal, pero tiene millones de seguidores en redes sociales. En 2020, algunos de sus simpatizantes fueron electos a concejos locales en Siberia.

Navalni lleva más de 10 años en oposición abierta a las prácticas de Putin, al que acusa de explotar al pueblo ruso, a través de un sistema feudalista y un partido Rusia Unida que define como lleno de criminales y ladrones.

Hoy la autoridad rusa teme que Navalni se postule para las elecciones parlamentarias del próximo septiembre, complicadas por la baja popularidad de Putin y su partido.

Según el líder opositor, su mayor sueño sería desafiar a Putin en las urnas electorales. Sin duda un creciente dolor de cabeza para el autoritarismo putinesco.

POR AGUSTÍN GARCÍA VILLA
ANALISTA ECONÓMICO
ORBE@ELHERALDODEMEXICO.COM

 


Compartir