Tadao Ando y “La puerta de la creación”

Su arquitectura no ha sido producto de una educación institucional, pues limitado para ingresar a la universidad, ser autodidacta fue el camino que siguió

Tadao Ando y “La puerta de la creación”
Bernardo Noval/ Colaborador/ Opinión El Heraldo de México

Tadao Ando es uno de los arquitectos más influyentes en la actualidad, pues ha logrado construir un legado en la historia de la arquitectura contemporánea gracias a sus grandes piezas arquitectónicas alrededor del mundo, caracterizadas en la simplicidad de sus formas y el uso de la luz como elemento. 

Su arquitectura no ha sido producto de una educación institucional, pues limitado para ingresar a la universidad, ser autodidacta fue el camino que siguió. Además de aprender de la práctica, otro aspecto significativo en su formación fue viajar. 

Ando deseaba ver nuevas cosas y descubrir experiencias examinando en lo profundo, lo que contempló a través de conocer diversos lugares e, incluso, visitar los monumentos más famosos; de igual forma sus viajes por África, Europa y América lo llevaron a ver las obras de grandes maestros como Le Corbusier, Louis Kahn, Mies van der Rohe, entre otros.

En 1969, estableció la compañía Tadao Ando Architect & Associates y, desde entonces, ha sido reconocido por sus numerosas obras en Japón y en otros países; además de obtener todos los premios que Japón concede para la arquitectura y las artes, así como reconocimientos internacionales, entre ellos, el premio Pritzker de Arquitectura en 1995 y la Medalla de Oro Real otorgada por el Instituto Real de Arquitectos Británicos.

Una de las obras más famosas de Tadao Ando en Latinoamérica es el Centro Garza Sada de Arte, Arquitectura y Diseño de la Universidad de Monterrey, considerada como su primera obra en el continente americano. El arquitecto aceptó el reto de crear este espacio, en honor a Roberto Garza Sada, gran promotor del arte y la cultura.

Según el propio arquitecto, la idea de esta estructura surgió a partir de una caja con un par de cortes al centro que forman un espacio transitorio entre el suelo y la planta alta. Para llevar su idea a la realidad, el estudio de Tadao Ando realizó distintos estudios que dieron como resultado un campus novedoso y único en su tipo, dedicado a la enseñanza de disciplinas como la arquitectura y el diseño.

La construcción de “La puerta de la creación”, como el arquitecto japonés lo llamó, comenzó en 2008, inaugurándose cinco años después. El edificio consta de 13 mil 115 metros cuadrados de construcción, mide 99 metros de largo por 27 de ancho
e integra dos ágoras divididas en seis niveles, con una capacidad para mil 500 alumnos. “Quise hacer una obra que retara al paisaje, que fuera fuerte. Esta “puerta de la creación” es con el afán de que cualquier alumno que la cruce tenga el entusiasmo y la decisión para estudiar”, así definió el proyecto.

Como en la mayor parte de las obras de este arquitecto, el medio donde se encuentran es un punto esencial, ya que estas se convierten en parte del paisaje y se enfocan en elementos naturales para resaltar su diseño. Asimismo, el edificio de Ando también redefinió la idea del espacio público en Monterrey, pues fue más allá al convertirse en una “puerta” volumétrica que sumerge al peatón en un “interior urbano” completamente cubierto debajo del edificio. Pues en palabras del arquitecto: “Un edificio es algo que debe quedar como una imagen impresionante para los que construimos y para las personas que viven en ese medio. Tiene que
dar una esperanza a todos esos actores participantes”.

Por Bernardo Noval
CEO Must Wanted Group
@bernienoval
@mustwantedg 


Compartir