Retos en las redes sociales y aplicación de mensajería instantánea

Garantizar la seguridad de la información es clave, ya que no se toma a la ligera a quien se le comparte la información personal de los usuarios

Retos en las redes sociales y aplicación de mensajería instantánea

Vivimos en una era de la información donde los usuarios tanto de redes sociales como de aplicaciones privadas como las de mensajería instantánea, exigen una seguridad tanto de la información como de la confiabilidad de lo que leen, creen  y comparten. Hoy las palabras censura y privacidad se han vuelto punto de lanza en la agenda pública.

El poder de las redes sociales cada vez es más significativo y mediático. La suspensión de las cuentas de Twitter y Facebook de Donald Trump, tuvo un impacto global y opiniones divididas. Si tan solo imaginar que las acciones de Twitter cayeran 12 por ciento, perdiendo 5 mil millones de dólares de su valor de mercado en la Bolsa de Nueva York, hizo reformular si tanto el objetivo de dicha red y si las reglas, política y términos de servicio son suficientes.

Este hecho no nos fue indiferente, noticias falsas y el riesgo continuo de una mayor incitación a la violencia, han manchado el uso y objetivo de las redes sociales, si es que alguna vez fue el de informar y entretener. Twitter, Facebook y YouTube están probablemente en contradicciones, mejorar sus políticas en procesos electorales, pero sin perjudicar su modelo de negocio, la publicidad.

Y es precisamente la publicidad lo que activó los focos rojos en millones de usuarios, la privacidad de la información. Y es que la aplicación de mensajería instantánea WhatsApp anunció a sus millones de usuarios que habría cambios en sus políticas de servicio, lo que causó molestia y preocupación en los usuarios. El tema generó tanto ruido que aplicaciones como Telegram y Signal se volvieron tendencia debido al aumento en el número de usuarios (Telegram superó los 500 millones de suscriptores) y los llamados para abandonar WhatsApp.

Garantizar la seguridad de la información es clave, y aunque la justificación de la app es que todo será con fines de publicidad, ya no se toma a la ligera a quien se le comparte información personal, y los usuarios de WhatsApp se lo hicieron saber a la aplicación adquirida por Facebook en 2014, que no tuvo más opción que retrasar para el 15 de mayo los cambios en las políticas de privacidad, esto con la intención de tener más tiempo para aclarar la información a los usuarios.

Telegram parece que se está posicionando como una de las principales aplicaciones para suplir a WhatsApp, no solo por la versatilidad para compartir archivos en casi cualquier formato, organizar grupos y canales de comunicación, sino que garantizan que no compartirán información personal y que buscan proteger conversaciones privadas así como mejorar la experiencia en usuario con una app veloz, fácil de usar, gratuita y segura.

Hay empresas que están un paso adelante en este rubro. Huawei inició este año con el distintivo de ser líder mundial en ciberseguridad, al aprobar los protocolos NESAS de la GSMA, que incluye las pruebas de tecnología "core" y "RAN". Estas pruebas fueron desarrolladas y revisadas por DEKRA, que es el primer laboratorio de ensayos de seguridad acreditado en Europa para realizar esta evaluación.

¿Qué significa esto en ciberseguridad? Que el gigante asiático ahora cuenta con una certificación que engloba a equipos core, es decir aquellos que garantizan la conectividad; y a los de radio, aquellos vinculados con la interfaz, así como pruebas básicas de vulnerabilidad. Así que Huawei está innovando y reafirmando que no ha sufrido ni sufrirá ningún incidente relacionado a la ciberseguridad.

Por David Mendieta

Director de Operaciones en Metrics

david.mendieta@metrics.digital


Compartir