Eterno y polémico Maradona

“El Diego” siempre fue de claroscuros.

Eterno y polémico Maradona
Geru / Columna Invitada / Opinión El Heraldo de México

A poco más de una semana de que Diego Armando Maradona falleciera, sigue siendo tema; el “Pelusa” dejó un gran recuerdo y un legado imborrable, por lo que es difícil para los amantes del futbol pasar la página tan rápido. El astro argentino siempre estuvo rodeado de controversia, su actitud desafiante, siempre jugar para el pueblo, sus temas extra cancha, todo eso es parte de lo que Maradona fue. Por eso es complicado separar al jugador de la persona.

Desde muy joven en su carrera comenzó a maravillar al mundo. En Argentinos Juniors, la gente ya sabía de Maradona. Incluso pudo haber ido al Mundial de Argentina 1978, pero César Luis Menotti decidió no llevarlo; la Albiceleste consiguió el título. Luego Diego iría al Boca Juniors, donde destacaría y se ganaría la atención del Barcelona, club que lo llevó a empezar su aventura por Europa. Con los blaugrana brilló, pero las lesiones no lo dejaron ser la estrella que todos esperaban. Además fue en tierras catalanas donde, según él mismo, comenzó con el abuso de sustancias.

Después de dos años en España, se iría al Napoli, donde se consagraría como leyenda. En el club del sur de Italia no estaban acostumbrados a ser relevantes ni exitosos, pero Maradona los llevó a la gloria. Con Diego ganaron sus únicos dos títulos de liga y una Copa UEFA. Desde entonces el “10” que le caracterizó fue retirado por la entidad napolitana. Los años 80’s fueron el esplendor del “Pelusa”, además de su éxito a nivel de clubes, conquistó la Copa del Mundo en México 86, siendo la gran figura. En el mismo día, le hizo sus dos goles más famosos a Inglaterra.

Esos dos tantos son el reflejo perfecto de quién fue Maradona. Primero el anotado con la mano, de manera cínica, el único que no se percató fue el árbitro. Ahí nació “La Mano de D10S”. Al final del día, fue trampa, las cosas como son. Después nos regaló una gol sublime, derrochando talento y magia. Tomó la bola desde la media cancha, por derecha, se quitó a cuanto inglés (cinco, para ser exactos) se le pusiera enfrente y selló el pase argentino a semifinales. Ese es el contraste, su genialidad y sus temas polémicos, así vivió la mayor parte de su vida, idolatrado por unos y señalado por otros.

Después, tuvo algunos años todavía buenos, incluso el Mundial de Italia 90, pero no mucho más. Sus problemas con las drogas ya eran conocidos y fue eso lo que le costó el ser suspendido. En el Mundial de Estados Unidos 94 dio positivo a un control antidoping y no volvió nunca más con la Selección Argentina. Desde ahí casi todo fueron escándalos, la mayoría por sus opiniones, muy claras, pero que no eran del agrado popular (como su amistad con Hugo Chávez).

Los últimos 10 años de su vida estuvieron marcados por un comportamiento errático y propio de alguien que vivió un estilo de vida complicado. Aun así, tuvo momentos buenos, trato de volver de manera seria al futbol; llevó a Dorados de Sinaloa a dos finales y salvó al Gimnasia y Esgrima de la Plata del descenso. Como haya sido, su estatus de leyenda es innegable y cada quien se quedará con lo guste del “Pelusa”. Q.E.P.D. Diego Armando Maradona.

POR GERU
GERUCORREA@GMAIL.COM
@el123pormi


Compartir