El dinero no compra títulos

Monterrey, pese a su inversión, se quedó fuera de la Liguilla en el actual torneo Guard1anes 2020 de la Liga MX

El dinero no compra títulos
Geru / Columna Invitada / Opinión El Heraldo de México

En el futbol nada está escrito y como se dice popularmente “los partidos hay que jugarlos”. El regreso de la reclasificación a la Liga MX nos regaló una muestra más de que el dinero no asegura nada. Podemos discutir si el repechaje sirve o no, si es injusto o no, pero hoy nos permitió ver cómo el modesto lugar número 12 del torneo eliminó a uno de los clubes con mejor plantel.

Puebla eliminó al Monterrey, algo que sólo sucedería en la cabeza de los aficionados poblanos y tal vez en los de Tigres (por su gran rivalidad local). La Franja es desde hace varios años ese equipo que jamás es candidato al título, que no clasifica con frecuencia, pero que siempre es ejemplo de garra y pundonor. Esto último es precisamente lo que el dinero no puede comprar, el Monterrey tiene una plantilla que está entre las más caras de México, ganó un título de copa, pero no fue suficiente para continuar en la liguilla, le faltó lo que el Puebla aportó: garra.

Monterrey no logró ganar y ha quedado como un mal campeón defensor de los torneos cortos. Si bien lograron su famoso “triplete, fue porque los problemas de calendarización que hubo por la pandemia se lo permitieron, no por ser un equipo arrollador y dominante. Puebla por otra parte, vive de jugadores de ficha baja, préstamos, algunos buenos canteranos (de vez en cuando) e incluso me atrevería a decir que de suerte.

Hoy creo que lo que sucedió en Rayados tiene más que ver con los jugadores que con el director técnico. Antonio Mohamed no tiene ya nada que demostrar en el futbol mexicano, pero jugadores como Dorlan Pabón, Avilés Hurtado, Maximiliano Meza, Hugo González, Nicolás Sánchez o Jesús Gallardo, se ven desconcentrados, faltos de hambre de triunfo. La percepción es que esta situación se ha vuelto una constante.

A lo que quiero llegar con todo esto es que sí, el dinero permite construir proyectos competitivos y estables, pero no es lo más importante y, sobre todo, no garantiza el éxito. Claro que es más fácil ganar cuando se es uno de los equipos económicamente poderosos, pero hay situaciones en donde un equipo chico y modesto triunfa, no es lo común, pero pasa.

Tomemos de ejemplo al FC Barcelona, los catalanes han gastado una cantidad absurda de dinero en los últimos cinco años, y lo único que han hecho es el ridículo en Champions League, cada vez superándose a sí mismos (en el mal sentido). El Manchester City, otro que gasta muchísimo y que no ha podido conseguir el trofeo más importante, el año pasado ni siquiera pudo ganar su liga.

Son el Leicester City con su milagroso título de Premier League y el Atalanta de Gasperini, que con poco presupuesto compiten por un lugar en el panorama europeo. Ellos nos recuerdan que se puede hacer más con menos; que hay más valor en la actitud de los jugadores; que los proyectos bien gestionados y con continuidad sí dan resultados. Ya veremos qué pasa en la Liguilla, pero por ahora David venció a Goliat.

POR GERU
GERUCORREA@GMAIL.COM
@EL123PORMI


Compartir