Los cursos de periodismo deportivo

Espero que se proponga entretenimiento en esta materia sin necesidad de agredir, y exista humildad para reconocer a los verdaderos protagonistas

Los cursos de periodismo deportivo
Poncho Vera/ Gol Gana/ Opinión El Heraldo de México

Hay una numerosa oferta de cursos en línea de periodismo deportivo, bajo la promesa de encontrar en ellos pasos firmes para “ser alguien” en la comunicación de este género; muchos “profesionales del micrófono” se han convertido en maestros virtuales, listos para compartir su sabiduría. Aunque ya se percibe cierta saturación, la idea pinta bien, es una buena opción dentro del oscuro panorama de la pandemia.

Mientras los medios de comunicación deportiva económicamente se caen a pedazos, esto también puede representar un aliviador ingreso para muchos comunicadores, ahora penosamente desempleados.

Me imagino que la grandísima mayoría de quienes toman estos cursos quieren trabajar en algún medio deportivo, tradicional o digital. Hay que felicitarlos, la intención de prepararse siempre es plausible. No tengo ninguna duda que los instructores tienen la
convicción de que sus enseñanzas serán útiles; es muy honroso querer compartir su conocimiento.

Lo que me llama la atención es qué se le puede enseñar a alguien que quiere triunfar en este medio. Encontrar en dicho entorno un sustento, la manera en la que se puede ganar la vida. Si tomamos en cuenta las formas y el fondo de quienes son ahora figuras
mediáticas, el panorama es desalentador.

La realidad, lo que tiene impacto en los medios, está muy alejado de lo que se pudiera poner en práctica después de muchos, muchísimos cursos. Tal parece que más que preparación, lo que se necesita son ciertas habilidades para provocar a la audiencia.
Desafortunadamente estas provocaciones tienen que ver con el desprecio, la agresión, la burla, la descalificación y la violencia.

Los medios de comunicación, en aras de tener impacto a cualquier precio, y sin la menor ética, promueven y apoyan a un séquito de personajes que actúan sin temor de lastimar la reputación, la trayectoria, o el esfuerzo de cualquiera.

“Resultadismos”, gritos, manotazos, exhibicionismo, protagonismos, peleas…

Espero, confío, que en estos cursos se proponga entretenimiento deportivo sin necesidad de agredir; diversión con respeto, y humildad para reconocer a los verdaderos protagonistas, que son los deportistas, así como investigación más allá de cinco datos
obtenidos en internet.

Porque la comunicación deportiva no debe de atropellar el respeto al auditorio, ni a los deportistas, ni a nadie. Ojalá y el público lo demande.

POR PONCHO VERA
ALFONSO_VERA@HOTMAIL.COM
@PONCHO-VERA


Compartir