¿Quién le teme a Julio Scherer Ibarra?

La intención del reportaje que evidentemente trae la intención de afectar políticamente a Julio Scherer y dañar con ello la gran relación de confianza que tiene con el presidente López Obrador,

¿Quién le teme a Julio Scherer Ibarra?
José Luis Camacho Acevedo / Escenarios Nacionales / Opinión El Heraldo de México

“El que no teme a la muerte muere una sola vez”

Giovanni Falcone, juez italiano.

 

En política se dice que todos los perros tienen dueño.

Entonces después del reportaje que El Universal ha publicado sobre un departamento en Nueva York que está a nombre de Julio Scherer Ibarra, de inmediato salta una pregunta: ¿Quién es el dueño del perro que muerde con un asunto tan trivial a Julio?

El Universal afirma que Julio tiene un departamento en Park Av., muy cerca del famoso y exclusivo Central Park de la urbe de hierro.

El diario afirma que fue comprado en el año 2014 en 1.7 millones de dólares y que a pesar de seguir apareciendo como propietario según el pago de impuestos de 11 mil dólares (poco más de 200 mil pesos mexicanos) Scherer Ibarra no consignó en su declaración patrimonial ante la Secretaría de la Función Pública esa propiedad desde que inició “su labor como servidor público”.

El responsable jurídico de la presidencia contestó al reportero Íñigo Arredondo ejerciendo su derecho de réplica en los siguientes términos:

Consejero jurídico de Presidencia responde a reportaje publicado.

Se aclara que la información vertida en este medio de comunicación referente a la nota periodística que aduce el señor Julio Scherer Ibarra, no es falsa ni imprecisa; no obstante, lo anterior, y pese a los elementos subjetivos que el funcionario señala, El Universal, en defensa de la libertad de expresión, le otorga derecho de réplica en los términos de la Ley Reglamentaria del artículo sexto Constitucional.

Señor director:

En ejercicio de las libertades de expresión y de prensa, son derechos que en el México contemporáneo están garantizados, como nunca en la historia del País, aún en el abuso y en el exceso. Me refiero a la nota publicada el 19 de noviembre del 2020, en primera plana de este diario, así como en sus diferentes plataformas digitales, con el título: “Consejero Jurídico de AMLO no declara departamento de 1.7 mdd en Nueva York”. Al respecto, me permito precisar lo siguiente: Ese departamento, como otros bienes que adquirí con mi ahora ex esposa fueron cedidos a ella con motivo de nuestro divorcio, como consta en el acta notarial a la que usted y su medio tuvieron acceso antes de la publicación, quedando en todo caso a su cargo o discreción, la realización del trámite registral correspondiente en aquella jurisdicción. Si bien la propiedad, a la que su medio hace referencia en la nota, aparece a mi nombre en los registros de aquel país, esto no significa que en términos de nuestra legislación me pertenezca, según consta en el convenio de divorcio que ustedes mismos refieren. Lo paradójico es que, conociéndolo, lo hayan ignorado. Por lo anterior, la información difundida por El Universal falta a la verdad tergiversa la información y daña mi reputación. Apelando al derecho de réplica, le solicito que esta carta sea reproducida con la misma amplitud y espacio que la nota que la origina.

Atentamente

Julio Scherer Ibarra

Consejero Jurídico del Ejecutivo Federal

Respuesta del periodista:

En primer lugar, es importante destacar y como usted lo menciona, el inmueble ubicado en 530 Park Avenue actualmente aparece a su nombre en los registros de propiedad de la Ciudad de Nueva York.

Además, no olvidemos que, al tratarse de un inmueble, y para que las transmisiones de propiedad surtan efectos legales frente a terceros, deben cumplir con las formalidades de cada legislación e inscribirse en los registros públicos que para tales efectos tiene tal país; por lo tanto, el convenio de divorcio al que hace referencia solamente surte efectos entre las personas que lo celebraron mientras no se inscriba en el registro correspondiente.

En segundo término, es importante mencionar que dicho convenio de divorcio, al que usted hace alusión, es de carácter privado y su contenido de este no es del conocimiento de esta Casa Editorial; razón por la cual es extraño que indique y/o arme que este documento fue ignorado cuando ello no es así.

Es importante señalar que usted mismo reconoce que el departamento en Manhattan está a su nombre. Y que nosotros señalamos en la publicación que usted pagó los impuestos hace un mes, octubre 2020 de este inmueble.

El reportaje fue publicado señalando la no declaración de esta propiedad ante la SFP durante el tiempo que como servidor público se ha desempeñado, a pesar de que, como ya indicamos, y usted acepta, está a su nombre. Aclaramos que solo la autoridad puede generar una investigación y solo ellos, pueden emitir alguna sanción o señalar como un delito o falta administrativa.

Íñigo Arredondo.

La réplica de Scherer a El Universal es clara y puntual.

El reportero se defiende bien y justifica su trabajo deslindándose de los señalamientos que le hace Scherer.

Pero como en política nada es casual, la intención del reportaje que evidentemente trae la intención de afectar políticamente a Julio Scherer y dañar con ello la gran relación de confianza que tiene con el presidente López Obrador, nos remite otra vez a la pregunta planteada al inicio de estas notas: ¿Quién es el dueño del perro que mordió a Julio Scherer Ibarra?

 

Julio Scherer. Foto: Especial

 

Liberación de Cienfuegos triunfo diplomático de México

El gobierno de México se comprometió a arrestar al líder de un poderoso cártel del narcotráfico más poderoso de nuestro país, según un acuerdo con el fiscal general de Estados Unidos, William Barr, para retirar los cargos de tráfico de drogas contra el exsecretario de Defensa Nacional, Salvador Cienfuegos Zepeda, aseguró a Reuters una fuente de alto nivel del gobierno mexicano.

“El delincuente ha traficado grandes cantidades de fentanilo a Estados Unidos” esa es el dato que se cuenta para intentar adivinar de cuáles de los capos se refiere la dichosa fuente.

La realidad es que desde que se anunció el regreso de Cienfuegos a México, las razones de esta acción solo han sido especulaciones, poco caso quieren hacer los “analistas” a las afirmaciones del presidente Andrés Manuel López Obrador de que no cedió a ninguna presión que afectará la lucha contra la impunidad en México.

El retorno de Cienfuegos representa dos cosas: el excelente trabajo diplomático del canciller Marcelo Ebrard; y la expectativa ante la habilidad del Fiscal General de la República, Alejandro Gertz Manero para contar con los elementos para poder juzgar a quien ostentó un enorme poder y se valió de él para su beneficio personal.

La historia apenas comienza y el prestigio de las Fuerzas Armadas como dice el presidente Andrés Manuel López Obrador está en juego.

En estos dos años Gertz Manero ha tenido grandes éxitos y sonados fracasos, pero el caso de Cienfuegos es un caso vital importancia para el rumbo que pueda tomar la Cuarta Transformación.

Pero además hay que esperar a ver cuánta solidez tienen las acusaciones de Estados Unidos en contra Cienfuegos, aunque López Obrador aclaró que en nuestro país no hay investigaciones en contra del General Cienfuegos, por narcotráfico, toda vez que la detención obedece a una investigación que realiza una corte de Estados Unidos que lleva los casos de Genaro García Luna y Joaquín El Chapo Guzmán Loera.

El retorno del General Cienfuegos a México es un triunfo del presidente López Obrador en la relación bilateral con Estados Unidos en materia de colaboración en el combate al crimen organizado.

La oportuna y eficiente actuación tanto del canciller Marcelo Ebrard como del Fiscal General de la República, Alejandro Gertz Manero han logrado que se rectifique esa acción lesiva para las relaciones México-Estados Unidos y ahora el General Salvador Cienfuegos estará de regreso en nuestro país donde por cierto no existen cargos en su contra por parte de ninguna de las autoridades competentes.

 

Salvador Cienfuegos. Foto: EFE

López-Gatell: precandidato presidencial con 100 mil muertos

La portada de El Heraldo de México del pasado 19 de noviembre fue una de las más crudas advertencias al polémico y protagónico de Hugo López-Gatell sobre las consecuencias que su ineficacia en el manejo de la pandemia del COVID-19 traerá en los meses inmediatos para nuestro país.

Con la imagen apesadumbrada del galeno encargado de combatir la Pandemia en México como fondo de pantalla, nuestro diario cabeceó sus ocho columnas como un presagio negro:

¿Cuántos más Gatell?

México rebasa los 100 mil muertos

La respuesta de López-Gatell al saberse que la fatal cifra de fallecidos a causa del COVID-19 fue en el tono cínico que lo ha caracterizado desde que apareció al frente de los medios de comunicación para “informar” a la sociedad mexicana de la evolución y el “control que él tiene de la pandemia”.

Los principales portales publicaron al respecto con respecto a los 100 mil muertos por COVID-19 en México comentarios como los siguientes:

“México superó la vertiginosa barrera de los 100 mil muertos y ya rebasó el millón de contagios de COVID-19, una enfermedad que ha situado al país en el cuarto lugar mundial en número de decesos y en el undécimo en cuanto a casos confirmados desde el inicio de la pandemia.”

Forbes destacó:

“A 8 meses y medio desde que se confirmó el primer caso en el país, los decesos suman 100,104, indicó José Luis Alomía, director general de Epidemiología.

En la conferencia diaria en Palacio Nacional sobre la enfermedad, el funcionario aseguró que México evitó una epidemia explosiva en los primeros meses de ésta.”

El controvertido gobernador de Chihuahua, Javier Corral, mientras su entidad permanece en semáforo rojo, se lanzó nuevamente contra López-Gatell diciendo que su actuación representa un rotundo fracaso del gobierno federal en el control de la Pandemia.

López-Gatell consideró “inusual” la cifra de los 100 mil muertos.

Y es que después de nueve meses después del registro del primer caso de covid-19 en nuestro país, la pandemia ya cobró la vida de 100 mil 104 mexicanos.

Con esta cifra, que sucede a 173 días de la nueva normalidad, la Universidad John Hopkins, sigue ubicando a México en el cuarto lugar con el mayor número de fallecimientos por coronavirus en todo el mundo.

“Hoy en México, tenemos cien mil personas que han perdido la vida por el covid-19.

Esto es una cantidad inusual, no tenía ningún antecedente previo en la sociedad mexicana, de una enfermedad infecciosa aguda que pudiera causar una progresión tan rápida y afectar la vida de tantas personas.”

Aseguró lo anterior el ahora considerado precandidato presidencial Hugo López Gatell.

Grupos de muy diversa orientación ideológica coinciden en que López Gatell desatiende las recomendaciones internacionales sobre las medidas para controlar el COVID-19 por considerar que son muy viables sus posibilidades de ser candidato a la presidencia de la república en el próximo 2024.

Con 100 mil muertos por COVID-19 y la curva de contagios y fallecimientos sin descender, definitivamente ya no es moralmente aceptable que se mantenga a López-Gatell al frente del control de la Pandemia.

El año que viene será sin duda anticlimático tanto en la economía como en las actividades educativas, sanitarias y electorales.

¿Y a pesar de ese funesto presagio López-Gatell seguirá jugando a ser precandidato a la presidencia?

 

Misceláneas

1.- Pregunta: ¿Ya habrán leído los dirigentes de los partidos políticos nacionales el protocolo sanitario para procesos electorales de la Organización Mundial de la Salud? Más les vale informarse sobre ello a tiempo.

2.- Acertada la propuesta de Clara Luz Álvarez para que forme parte del Instituto Nacional de Telecomunicaciones. La doctora Álvarez aparece en las dos listas propuestas para la renovación de consejeros del organismo.

3.- Siguen insistentes las versiones de que el candidato de Morena a la alcaldía de Tijuana será nada menos que el actual gobernador Jaime Bonilla. En caso de resultar nominado a la alcaldía tijuanense, suena como inminente mandatario interino el secretario de gobierno Amador Rodríguez Lozano.

 

POR JOSÉ LUIS CAMACHO ACEVEDO
@JOSELUISCAMACHO
JOSECAMACHO@GMAIL.COM


Compartir