GOL GANA

Crisis en el periodismo deportivo

Lo más lamentable es el engaño que quieren realizar aquellos comunicadores de entretenimiento del deporte que navegan con la bandera de alto periodismo

OPINIÓN

·
Poncho Vera/ Gol Gana/ Opinión El Heraldo de México

El periodismo deportivo pasa por una crisis muy profunda, tanto que parece estar desapareciendo; su futuro es desalentador, oscuro y triste.

Hablo de periodismo, lo recalco para poderme explicar: PERIODISMO. Lo de hoy, lo que está en boga, lo que se maneja es el entretenimiento deportivo, que es muy diferente.

Se investiga poco, no se profundiza ni analiza con argumentos verdaderamente estudiados, tampoco se estudia ni se reflexiona. Así, no podemos hablar de periodismo.

La propuesta presente es de escandalizar, agredir, gritar, burlarse, denigrar, descalificar y atacar. Todo esto de manera simplona, veloz, en caliente, sin pudor, sin medir consecuencias.

Quizás esto no sea preocupante, la temática es únicamente deportiva; probablemente lo más lamentable es el engaño que quieren realizar aquellos comunicadores de entretenimiento del deporte que navegan con la bandera de alto periodismo.

Esto sucede por diferentes razones: la irrupción de las redes sociales que promueven la poca reflexión y brevedad a cambio de likes, clicks, y numerosos seguidores, asuntos que satisfacen el risible ego de comunicadores que no tienen más ambición que la de volverse famosos como sea. Una falsa creencia de que el que comunica de deportes es más importante que el deporte mismo, un común hueco existencial de aquellos que curan su vacío con el reconocimiento de la opinión pública.  El desarrollo tecnológico que da la gran facilidad de tener acceso a todo tipo de información con una comodidad notable; se puede fingir que se investiga tomándose escasos minutos en el proceso, por lo que no hay profundidad, únicamente un absurdo bombardeo de datos que no aportan nada al entorno comunicativo…

La comodidad tecnológica ha creado una errática visión del periodismo deportivo, se piensa que por hacer una recolección de comunicados, videos, anuncios y demás contenidos que se suben o postean en las redes sociales, basta para que se arme un espacio con valor periodístico. No, no es así, esa información la tiene “todo mundo”, cualquier gente con internet. Se tiene que ir más allá, ofrecer a las audiencias cosas originales, creativas.

Esas ganas de tener fama traducida en seguidores de las redes sociales, risiblemente ha llevado a varios que se dicen periodistas deportivos a contratar expertos para que manejen sus cuentas y den la imagen de saber mucho. No, no lo hacen fundando una especie de pequeña agencia informativa con el nombre de un comunicador, lo que realizan es un chafísimo engaño que pretende impresionar con conocimientos que no se tienen, un asunto de ternura.

Los periodistas deportivos están siendo sustituidos por personajes protagónicos que en lugar de trabajar en pro del descubrimiento de verdades, o de análisis sustentados para que la gente reciba información y contenidos con forma y fondo, lo que hacen es hacer cualquier tipo de acción para ser famosos, para que les pidan fotos en las calles.

POR PONCHO VERA
ALFONSO_VERA@HOTMAIL.COM
@PONCHO-VERA