TAMAULIPAS

Aumentan termino para prescripción de delitos contra menores en Tamaulipas

Así en el delito de violación de un menor la pena máxima  es de 40 años tiempo que habrá de transcurrir para que prescriba el delito

Con la reforma se pretende dar una mayor protección a los derechos de los niños, niñas Foto: Especial
Escrito en NACIONAL el

El Congreso del Estado aprobó reformas al Código Penal para que los delitos sexuales en contra de menores de edad e incapaces, la prescripción del delito surta efecto a partir de que se cumpla el término de la pena máxima que merezca la conducta delictiva.

El diputado Francisco Garza de Coss (PAN) planteó que para reducir la impunidad de un agresor sexual que la prescripción opere hasta que transcurra el término de la pena máxima que se prevea por el delito cometido.

Así en el delito de violación de un menor la pena máxima  es de 40 años tiempo que habrá de transcurrir para que prescriba el delito. 

Ello sería para los delitos de corrupción de menores, pornografía infantil, pederastia, lenocinio, abuso sexual, estupro, violación, hostigamiento, acoso sexual y violación a la intimidad. 

Con la reforma se pretende dar una mayor protección a los derechos de los niños, niñas y adolescentes víctimas de abuso sexual para combatir y erradicar la impunidad.

Además de que muchas veces las víctimas de un delito sexual tardan años en denunciarlo. Según los reportes de cada mil abusos sexuales solo se denuncian ante el Ministerio Público 100 y de estos 10 van a juicio y solo uno recibe condena. 

No habrá perdón para agresores de violencia familiar 

Otra reforma al Código Penal es para que las víctimas de violencia familiar no perdonen a sus agresores.
La diputada Patricia Pimental (MC) presentó reformas a los artículos 116 y 368 del Código Penal para eliminar la posibilidad de que las víctimas de violencia familiar puedan perdonar a sus agresores.

Y es que de acuerdo con cifras oficiales más de la mitad de las mujeres que sufren violencia terminan perdonando a sus agresores.

Sostuvo que otorgar el perdón a los agresores por parte de las víctimas de la violencia se ha convertido en el principal obstáculo para disminuir la violencia, que en muchos casos recae en agresiones más severas.

Y explicó que algunas de las razones por lo cual lo hacen son de tipo cultural, ideología de género,  presión de la familia, o por el temor a perder el apoyo económico.

Las personas sometidas a una situación de maltrato desarrollan un estrés postraumático lo cual tiene un efecto cognitivo de la persona, y no se le ocurre pensar en una salida a la situación en que se vive. Se ciega y no ve una salida.

La violencia psicológica y la desvalorización dañan más que cualquier otra cosa ya que hace que la víctima se anule como persona y no reconozca sus capacidades de defensa.

Por:  José A. Hernández

dhfm