CNDH

CNDH solicitaría que se reabra caso Mario Aburto, asesino de Luis Donaldo Colosio

Este personaje fue quién disparó contra quien era candidato a la presidencia de 1994

Mario Aburto hace 26 años. Foto: Especial
Escrito en NACIONAL el

La Comisión Nacional de Derechos Humanos (CNDH) apoyaría la reapertura del caso Mario Aburto, el hombre que quitó la vida al candidato a la presidencia del Partido Revolucionario Institucional (PRI), Luis Donaldo Colosio, en Tijuana en el año de 1994, meses previos a las elecciones de ese mismo año.

Algunas versiones han señalado que este hombre ha solicitado que se reabra su caso para que pueda defenderse de nueva cuenta, ante nuevas evidencias que posiblemente podrían señalar que quizá fuera inocente, pero esto no sería posible si no es aprobado por las autoridades.

La CNDH también ha buscado acercarse a este hombre para ver las condiciones en las que se encuentra actualmente, ya que diversas informaciones han señalado que posiblemente no se encuentre en el mejor estado de salud posible y por ello se está solicitando el apoyo de la Comisión. 

Actualmente, Mario Aburto se encuentra cumpliendo su condena en el Centro Federal de Readaptación Social N° 12 en Guanajuato, en donde a lo largo de 27 años ha estado privado de su libertad tras este hecho acontecido el 23 de marzo de 1994 en Lomas Taurinas, lugar donde sucedió el asesinato.

Así fue la historia

Luis Donaldo Colosio arribó al Aeropuerto de Tijuana durante ese 23 de marzo alrededor de las 16:00 horas para dirigirse posteriormente a Lomas Taurinas, en donde iba a emitir un discurso como parte de la campaña que realizaba para ser el candidato a la presidencia del PRI.

Después de emitir un discurso que duró alrededor de 30 minutos, el candidato baja del templete y tras conversar unos minutos con algunos de los vecinos de dicho lugar, comenzó a caminar para ser arropado por la gente que creía en él y que seguramente iba a lograr una votación importante.

Eran las 17:12 horas cuando de repente un sujeto apareció para dar dos disparos, uno en el abdomen y otro en la frente, con lo que se convertiría en el asesinato de uno de los candidatos presidenciales más recordados en toda la historia de México y uno de los hechos que se pidió que se castigará con mayor rigor.

Casi 27 años después, Mario Aburto, a quien se le acusó de ser el agresor de Colosio, ha solicitado la reapertura de su caso y la CNDH ha solicitado el apoyo para que esto pueda suceder.

hgm