Mantienen paro indefinido estudiantes en la UNACH por feminicidio de Mariana

La comunidad estudiantil ha convocado a las demás facultades, universidades, organismos, colectivas y a la sociedad a sumarse a esta lucha

Mantienen paro indefinido estudiantes en la UNACH por feminicidio de Mariana
las colectivas feministas de la UNACH han informado que las demandas a las autoridades no han sido cumplidas. Foto: Cuartoscuro

Estudiantes de la Universidad de Autónoma de Chiapas continúan en paro indefinido como medida para exigir a las autoridades una resolución sobre el feminicidio de Mariana, joven que pertenecía a esta casa de estudios y realizaba su servicio social en la comunidad Nueva Palestina, en el municipio de Ocosingo.

Las alumnas y alumnos de la Comunidad Estudiantil de la Facultad de Medicina Humana C-II, que integran la licenciatura en Médico Cirujano y la licenciatura en Gerontología, señalaron que el paro es indefinido, a pesar de que el regreso a clases virtuales de otras facultades está programado para el 22 de febrero.

Esta comunidad estudiantil ha convocado a las demás facultades, universidades, organismos, colectivas y a la sociedad a sumarse a esta lucha que, dicen, es por Mariana.

Por su parte, las autoridades de la UNACH han declarado colaborar con las autoridades para el esclarecimiento de los hechos, también han coadyuvado con las investigaciones para que se haga justicia.

La Universidad Autónoma de Chiapas ha dicho que respetará la decisión de las estudiantes

El pliego petitorio fue presentado el 2 de febrero y las colectivas feministas de la UNACH han informado que las demandas a las autoridades no han sido cumplidas.

A pesar de que el lunes 15 de febrero las representantes se reunieron con el Secretario Técnico de la universidad, Enrique Antonio Paniagua; la directora general de investigación y posgrado, María Guadalupe Rodríguez Galván; y la responsable de la dirección de género, Guadalupe Palacios Gama, ninguna de las figuras tenía la capacidad de atender sus demandas, por lo que no fue posible establecer un acuerdo.

Una de las peticiones es que se confíe en la palabra de aquellas personas que prestan su servicio social para que sean removidas en caso de sufrir violencia o acoso, como en el caso de Mariana. También solicitaron la creación de un área encargada de monitorear a quienes realicen el servicio social.

Una de las exigencias era que directivos y autoridades de la institución dieran una disculpa pública. Sin embargo, esto no fue considerado en la minuta.

aar


Compartir