Carlos Slim cumple 81 años, el hombre más rico de México que se atiende de Covid-19 en un hospital público

El empresario usa sus dedos para contar y la calculadora para cerrar negocios, es dueño de un equipo de futbol en la segunda de España, egresado de la UNAM y con una fortuna de más de 52 mil millones de dólares

Carlos Slim cumple 81 años, el hombre más rico de México que se atiende de Covid-19 en un hospital público
El magnate mexicano actualmente se encuentra hospitalizado. Foto: Cuartoscuro

El hombre más rico de México y miembro del top 10 de millonarios del mundo está contagiado del virus SARS-CoV-2 causante del Covid-19, y se atiende en uno de los hospitales de salud pública del país. Así llega a los 81 años de edad Carlos Slim Helú.

El detalle puede pasar desapercibido en el cumpleaños del ingeniero civil, pero forma parte de la personalidad de este personaje que ha dominado las listas de empresarios exitosos, con ingresos asegurados para atenderse en cualquiera de los nosocomios más caros e importantes del mundo, pero no, el magnate mexicano lo hace en el Instituto Nacional de Ciencias Médicas y Nutrición Salvador Zubirán.

Este 27 de enero, Slim cumple años y mencionar su nombre deja una estela que asemeja poder y negocios, a la par de cualquier importante político o destacado personaje público. La vida de este empresario, nacido en la Ciudad de México en 1940, es muy singular y cuenta con rasgos que son claves para alcanzar los 52 mil 100 millones de dólares que tiene como fortuna, según los últimos cortes del ránking de Forbes.

Son diversas las historias en torno a Slim Helú: el ingeniero que usa las manos para hacer cuentas y cuando los dedos no le alcanzan toma su calculadora y así concreta jugosos negocios; el hombre que hasta hace unos años no le gustaba tener chofer y prefería sortear bajo su habilidad sobre el volante los embotellamiento de la capital mexicana; el millonario que ha vivido en la misma casa por años y que no cuenta con propiedades en el extranjero.

El hombre exitoso de negocios que disfruta de los cacahuates japoneses, que no es fanático del alcohol y que en muchas reuniones de alto nivel con los personajes internacionales más importantes sirve comida preparada en la cocina de un Sanborns, una de sus populares cadenas de negocios; y también el magnate que no despilfarra dinero ni presume de excesos, egresado de la universidad pública más importante del país, la UNAM.

Todos esos rasgos de la vida de Slim recopilados por sus biógrafos muestran a un hombre que ha encontrado en la discreción, vida sencilla y en el ahorro la clave para ser el empresario más rico de México y América Latina, una tierra en donde abunda la pobreza.

El nombre de Slim ha sobrevivido en el país a los cambios políticos que han existido desde que se convirtió en dueño de Telmex, empresa pública de teléfonos que adquirió, lo que demuestra su capacidad de adaptabilidad y nunca cerrado a las negociaciones con distintos proyectos de gobiernos encabezados desde Carlos Salinas de Gortari hasta el actual bajo el mando de Andrés Manuel López Obrador, pasando por Ernesto Zedillo, Vicente Fox, Felipe Calderón y Enrique Peña Nieto.

Gente cercana a él muestra que es todo un personaje que recuerda a aquel niño a quien su padre Julián Slim Haddad, un libanés hijo de campesinos que llegó como emigrante a México, enseñó el hábito del ahorro contabilizando sus domingos y la habilidad para los negocios comprando y revendiendo dulces a muy corta edad.

O tal vez a aquel universitario de la UNAM, que aparte de estudiar ingeniería civil al mismo tiempo impartía clases de Álgebra y Programación Lineal, siendo más joven que muchos de sus alumnos, lo que demostraba su hambre por siempre destacar.

Slim cuando era estudiante. Foto: Fundación UNAM

Frente a frente con la muerte

Son dos los episodios que han marcado la vida de Carlos Slim Helú y que tiene que ver con la muerte, uno lo logró librar de forma exitosa gracias a sus posibilidades económicas, el otro fue imposible y lo hizo perder a una de las personas más importantes, su esposa.

En 1997, el ingeniero, como es popularmente conocido en México, enfrentó una difícil prueba de salud al ser operado a corazón abierto en Houston, Texas, y justo cuando la peligrosa intervención terminaba, una de las válvulas del órgano falló, por lo que estuvo al borde de la muerte con un respirador artificial y 31 bolsa de sangre que le suministraron.

En ese episodio incluso se llegó a esparcir el rumor que el empresario mexicano había muerto ante el crítico escenario que enfrentaba; según sus biógrafos, Slim apenas y se mantuvo con vida, ya que en tres ocasiones tuvo recaídas en las que la muerte lo rondaba.

El otro episodio ocurrió en 1999, desafortunado para la familia Slim Domit terminó con la muerte de la esposa del ingeniero: Soumaya Domit Gemayel falleció a los 50 años, luego de intensos meses de lucha contra una insuficiencia renal, herencia de su familia.

Carlos Slim y Soumaya Domit se casaron en 1966, cuando él contaba con 26 años y ella 17. En su matrimonio tuvieron tres hijos y tres hijas. Ante ello, una de las áreas a las que más dona dinero el empresario es investigación y apoyo a personas con este padecimiento.

“No ir por ahí como Santa Claus”

Pese a ser un hombre que siempre acapara los medios, hay muchas partes de la vida de Carlos Slim Helú que prefiere mantener lejos de las cámaras. Un personaje interesado en la filantropía es un referente de becas, donaciones, programas de apoyo para personas y estudiantes con bajos recursos, aunque siempre ha señalado que no le gusta regalar dinero, le gusta resolver y apoyar las situaciones. “No ir por ahí como Santa Claus”, se le ha escuchado decir en algunas ocasiones.

Su último episodio de este tipo fue el apoyo de su fundación para que México junto con Argentina y la farmacéutica AstraZeneca busquen crear una vacuna contra el coronavirus -la enfermedad que lo mantiene actualmente hospitalizado- y se pueda vacunar a miles de personas en América Latina.

El empresario ha mantenido buen relación con el actual gobierno. Foto: Cuartoscuro

El empresarios Slim llega a los 81 años de edad con una prueba más de vida: superar el Covid-19 que en el país ha cobrado más de 152 mil vidas, según cifras oficiales.

Mencionar a Slim en México es recordar al dueño de la empresa de telecomunicaciones más importante de Latinoamérica y que gana terreno en Europa, es hacer referencia a Carso, uno de los grupos más importantes que tienen negocios en todas las áreas claves del país y también es señalar al magnate que cuenta con acciones en el periódico New York Times, la mayor colección de Rodin en el mundo, con el Real Oviedo un equipo de futbol en la segunda división de España y cuyo ídolo e inspiración es el magnate petrolero Jean Paul Getty.

El ingeniero Slim cumple 81 años luchando contra el virus SARS-CoV-2, causante de la enfermedad que tiene en jaque a todo el mundo y contra la que ha invertido parte de su fortuna para hallar una vacuna que logre combatirla.

gzm

 


Compartir