JOAQUÍN "EL CHAPO" GUZMÁN

Culiacanazo; la crónica del "jueves negro" y lo que ha pasado un año después

Ya paren todo oiga, ya paren todo, ya me entregué... ya paren todo por favor, ¡ya!", dijo Ovidio Guzmán el jueves 17 de octubre de 2019 ante elementos de seguridad que le pedían el cese al fuego en la ciudad de Culiacán, Sinaloa

NACIONAL

·

17 de octubre de 2019, el presidente Andrés Manuel López Obrador se perfilaba para lo que sería su primer aniversario al mando del Ejecutivo federal, pero en Culiacán, Sinaloa, territorio de los grandes capos del narcotráfico en México, ocurriría un evento con precedentes, es decir, uno más en el que el crimen organizado le saca la ventaja a las organizaciones de seguridad en México. 

Cerca de las 16:00 horas, las redes sociales se convirtieron en la primera fuente de lo que ahora, a un año, se conoce como "el culiacanazo" o "el jueves negro", donde elementos del Ejército Mexicano, tuvieron en su poder, por algunos minutos, al hijo de Joaquín "El Chapo" Guzmán, el capo que se convirtió en el emblema de la lucha contra el narcotráfico en el mundo. 

Ovidio Guzmán López fue detenido en un domicilio de la capital de la tierra que vio nacer a su padre, en el video que la Secretaría de la Defensa Nacional (Sedena), dio a conocer el 30 de octubre, se escucha una ráfaga de balazos a lo lejos, pero ahí, en la casa en la que se hallaba "El Ratón", no se disparó uno sólo, el joven salió con las manos en alto, en la derecha tenía un teléfono celular, una gorra oscura, una camisa azul y unos collares religiosos, la imagen del Santo Niño de Atocha, patrón de los prisioneros, resaltaba. 

Ovidio Guzmán López. Foto: Cuartoscuro

-¿Traes armas?, le preguntaron.

-"No, ya no", respondió él. 

"Dile a tu gente que ya pare todo"

Una voz femenina dominaba a las demás, la palabra que más pronunciaba era: "tranquilos". 

Sereno, Guzmán López daba instrucciones, los elementos de seguridad le pidieron decirle a su gente que parará todo.

De rodillas y contra la pared blanca, así fue sometido, mientras la mujer anunciaba que en el domicilio había niños, un celular fue otorgado al presunto narcotraficante. 

-"¿Tienes gente adentro". 

-"No, no tengo, son mis hijas", dijo Ovidio. 

En el interior de la casa se podían ver al menos tres vehículos de lujo, todos en color blanco. 

"Ya paren todo oiga, ya paren todo, ya me entregué... ya paren todo por favor, ¡ya!"

"Ya paren todo, ya tranquilos, ya ni modo, dígales que se retiren, pero ya dígales pues, ya no quiero pedos, ya no quiero que haya desmadres" (se escuchan múltiples detonaciones)... los efectivos de seguridad gritan que dé la orden y que cesen los disparos, "¡ey! Ovidio páralo". 

"Ya no quiero que haya desmadre por favor". 

Zona de guerra

Mientras en la casa de los Guzmán se hablaba por teléfono y se pedía "por favor" el alto al fuego, en las calles de Culiacán, los ciudadanos, corrían por las calles, las madres abrazaban a sus hijos y corrían buscando algún refugio, los autos se detuvieron y estar pecho tierra fue la mejor opción para quienes transitaban como "un jueves normal" por las avenidas. 

Autos quemados y de pronto, una camioneta luciendo en todo lo alto una ametralladora  Browning M2 calibre .50, así como un grupo de sicarios que daban su "vuelta" en la ciudad tomada por ellos. 

Videos de todo lo ocurrido inundaron las redes, todo el país y el mundo sabía en tiempo real que en Sinaloa había una feria de disparos, pero la confusión imperaba; el motivo era desconocido.

Horas más tarde los primeros informes comenzaron a salir e indicaban que el hijo de "El Chapo", había sido capturado. 

Se suspenden las acciones 

“El día de hoy a las 15:30 horas una patrulla integrada por 30 elementos de la Guardia Nacional y Sedena se encontraba realizando un patrullaje de rutina en el fraccionamiento ‘Tres Ríos’ de la ciudad de Culiacán, Sinaloa, cuando fueron agredidos desde una vivienda. El personal de la patrulla repelió la agresión y tomó control de la vivienda localizando en su interior a cuatro ocupantes.

Durante dicha acción se identificó a uno de ellos como Ovidio Guzmán López, lo anterior generó que varios grupos de la delincuencia organizada rodearan la vivienda con una fuerza mayor a la de la patrulla, asimismo otros grupos realizaron acciones violentas en contra de la ciudadanía en diversos puntos de la ciudad, generando una situación de pánico”, dijo en un mensaje público en la tarde del 17 de octubre.

El funcionario también explicó que la prioridad era salvaguardar la seguridad de la población civil y que ese fue el motivo por el que el gabinete de seguridad había decidido "suspender dichas acciones". 

"Yo lo respaldé": AMLO 

El presidente no suspendió su agenda y al siguiente día, viernes 18 de octubre, viajó a Oaxaca, luego de saludar mencionó que en esa ocasión "no nos acompañan en esta ocasión el secretario de la Defensa, el secretario de Marina, el secretario de Seguridad Pública, porque tuvieron que trasladarse a Culiacán, Sinaloa, debido a los acontecimientos que se presentaron desde la tarde de ayer en la capital del estado de Sinaloa", le dio la palabra al gobernador Alejandro Murat. 

Ante las preguntas de los reporteros sobre lo ocurrido durante la tarde del día anterior, el mandatario se concentró en mencionar que se trataba de una situación difícil, que reunió al gabinete de seguridad que decidieron "proteger la vida de las personas".

"Y yo estuve de acuerdo con eso porque no se trata de masacres, ya eso ya se terminó. No puede valer más la captura de un delincuente que las vidas de las personas. Ellos tomaron esa decisión y yo la respaldé", sentenció el presidente. 

Reservado por 5 años

Un diario de circulación nacional pidió el informe de lo ocurrido en "el jueves negro", sin embargo, este reporte fue negado y se notificó que estará reservado por al menos cinco años, esto con el fin de que la delincuencia organizada no conozca la forma en la que opera la inteligencia mexicana. 

Se dijo que la divulgación de esta información puede "comprometer la seguridad nacional". 

OvidioFest

A un año de los hechos del jueves 17 de octubre, a través de las redes sociales se ha convocado a una celebración denominada OvidioFest, en una publicación de Facebook se puede ver la imagen del hijo del narcotraficante nacido en Badiraguato, Sinaloa con una corona. 

"La ciudad de Culiacán te invita a festejar el rescate de OVIDIO este 17 de octubre a las 5 pm. Hasta que muera la china, una fiesta masiva..."

 

 

El paradero de Ovidio Guzmán López es desconocido.