"DIOS FELIPE DE EDIMBURGO": Esta tribu lo consideraba una deidad, tras su duelo habrá sacrificios

Durante las próximas semanas, los aldeanos de la isla de Tanna llevarán a cabo ritos en memoria de Felipe de Edimburgo.

"DIOS FELIPE DE EDIMBURGO": Esta tribu lo consideraba una deidad, tras su duelo habrá sacrificios
Isla de Tanna. El duelo en Vanuatu por la muerte de Felipe durará 100 días.

La muerte del Príncipe Felipe de Edimburgo a la edad de 99 años, ha tenido un efecto profundo en la remota isla de Tanna, en la pequeña nación de Vanuatu, en el Pacífico sur.

La aldea de Yakel ha venerado durante décadas a Felipe de Edimburgo debido a una leyenda local sobre el hijo de piel pálida de un dios de la montaña que se aventuró a cruzar los mares en busca de una mujer rica y poderosa con quien casarse, con quien volvería algún día.

El jefe de la aldea, Albi, dijo que no estaba claro cómo cambiaría el movimiento religioso tras la muerte de Felipe de Edimburgo, ya que se cree que su espíritu está a la deriva y busca un nuevo hogar. 

El duelo en Vanuatu durará 100 días. Toda la isla observará el rito, pero Yaohnanen, el lugar de nacimiento del duque según sus habitantes, sigue siendo el centro de atención.

Durante las próximas semanas, los aldeanos llevarán a cabo ritos en memoria de Felipe de Edimburgo, que probablemente incluirán una danza ritual, una procesión y una exhibición de recuerdos del Príncipe.

Albi también ha mandado palabras de consuelo para la reina Isabel II, deseándole alegría porque “aunque el cuerpo de Felipe se haya perdido, su espíritu sigue vivo”. 

¿Por qué la isla Tanna venera a Felipe de Edimburgo?

Se cree que el Culto del Príncipe Felipe de Edimburgo comenzó a finales de los 70, tras una visita del Duque a Vanuatu a principios de esa década. 

Funcionarios británicos, que han investigado el fenómeno, llegaron a la conclusión de que tenía su origen en la antigua leyenda sobre un hijo de piel pálida que regresaba.  

Por otra parte, los antropólogos creen que el culto a Felipe es una forma para que los habitantes de esta isla puedan encontrar una conexión espiritual con el mundo exterior. 

El jefe de la aldea asegura que el espíritu del Príncipe Felipe de Edimburgo sigue vivo y que es demasiado pronto para saber si los descendientes de la Familia Real británica serán sus sucesores en el culto.

Con información de AFP

JOS


Compartir