CUIDA TU SALUD

Fumar no solo daña tus pulmones: así afecta a tus huesos y músculos

El consumo de tabaco y vapeadores afecta de forma irreversible los sistemas musculares y óseos, de acuerdo con el especialista Carlos Suárez Ahedo

ESTILO DE VIDA

·
El consumo de tabaco puede causar importantes afectaciones en músculos y huesos.Créditos: Pexels

Aunque son bien sabidos los efectos nocivos que tiene el consumo de tabaco en los pulmones y el sistema respiratorio, en los que puede causar padecimientos potencialmente mortales, existen otros daños que no son tan conocidos.

Precisamente el efecto que tiene el consumo de tabaco, vapeadores y otras sustancias incineradas en el sistema musculoesquelético es relativamente poco conocido, pero puede ser devastador.

Sigue leyendo:

5 complicaciones que puede sufrir una persona que padece asma grave

Reino Unido aprueba ley que prohíbe el cigarro a los nacidos a partir de 2009 por el resto de su vida

El alcohol y tabaco son culpables de que el cáncer de esófago sea más frecuente en hombres

“Es súper importante tanto a nivel de huesos como de músculos. Los huesos tienen unos vasos sanguíneos muy chiquitos. El tabaquismo conduce a que se cierren estos vasos sanguíneos, lo que aumenta la fragilidad del hueso”, detalla el ortopedista Carlos Suárez Ahedo, en entrevista para El Heraldo de México.

Entre los efectos inmediatos que los fumadores pueden presentar en los huesos, de acuerdo con el especialista, es el mayor riesgo de fracturas e incluso la posibilidad de desarrollar osteoporosis.

Los fumadores corren más riesgo de sufrir fracturas de huesos. Foto: Pexels

Daño desde el primer cigarro

De acuerdo con el especialista, basta con un consumo moderado o hasta pasivo del tabaco para que algunos de sus cientos de componentes se asienten sobre los huesos, dañándolos de forma irreversible.

“Al igual que con el alcohol, han salido muchos estudios donde dicen que la cantidad de tabaco debe ser cero. Incluso el famoso caso del fumador pasivo: no fuma, pero la gente de su alrededor sí lo hace y le provoca el mismo o incluso hasta más daño que al paciente que fuma. 

El experto señala que incluso los fumadores pasivos pueden resultar afectados. Foto: Pexels

“Todos estos químicos que tiene el tabaco se depositan en los tejidos del músculo. A largo plazo, ese depósito de sustancias va a afectar tu rendimiento, en este caso muscular u óseo, entonces no importa que te fumes un cigarro a la semana, si llevas muchos años haciéndolo, finalmente va a estallar la bomba”, explica. 

Debido a las características únicas de los huesos, estos químicos permanecen en ellos sin importar el tiempo que haya pasado si decidiste dejar de fumar, por lo que la recuperación de lesiones es mucho más lenta.

Los daños en huesos y músculos son similares entre quienes fuman cigarros, tabaco o vapeadores. Foto: Pexels

“Pueden quedar secuelas a largo plazo y nosotros lo vemos con pacientes que hemos operado de cirugías ortopédicas. Son pacientes cuya rehabilitación tarda más y todo es porque sus músculos ya tienen este cúmulo de sustancias tóxicas que no es tan fácil desecharlas para el cuerpo.

“A ellos les cuesta más rehabilitarse, se tardan más en recuperar la fuerza y es por eso que no hay como que ‘ah, bueno, yo fumé de joven y 20 años después ya estoy limpio’. La verdad es que los estudios indican que no es cierto”, asevera.

En busca de una segunda oportunidad

Aunque el daño acumulado en el sistema musculoesquelético es irreversible, hacer ejercicio constante es una forma buena de ayudar a tu cuerpo a mantenerse en forma y sanar de mejor manera.

“Lo mejor que puedes hacer es empezar a hacer ejercicio. Te va a costar muchísimo en un inicio, pero poco a poco tu cuerpo se tendrá que ir adaptando a esta nueva condición. No solamente es el dejar el tabaco, sino hacer algún tipo de actividad física”, recomienda el galeno.