RELÁJATE

3 formas para dejar de preocuparse por cosas que no se pueden controlar

Aunque sea difícil de entender, dejar de angustiarnos por las situaciones que no están en nuestras manos puede ser el camino a la paz

ESTILO DE VIDA

·
Hay quienes son conscientes de que no pueden evitar los sucesos negativos, pero aún así se preocupanCréditos: Pexels

Existe una realidad en la vida que muchas personas rechazan: hay numerosos aspectos a lo largo de la vida que escapan de nuestras manos. Quienes se resisten a esta realidad adoptan un comportamiento controlador. Se obsesionan con los detalles, se niegan a delegar responsabilidades y tratan de imponer cambios en los demás. 

Por otro lado, hay quienes son conscientes de que no pueden evitar los sucesos negativos, pero aún así se preocupan por ellos. Desde desastres naturales hasta enfermedades mortales, sus preocupaciones los mantienen ocupados, aunque al final terminan perdiendo tiempo y energía, ya que preocuparse no cambia nada.

Sigue leyendo:

¿Puede haber sexo sin amor, según la psicología?

Las 5 cosas de las que te puedes arrepentir antes de morir, según expertos

Al final, todo termina siendo una pérdida de tiempo y energía. Foto: Pexels

A continuación, se enlistan 3 cosas que pueden ayudar a dejar de preocuparnos por cosas que no podemos controlar, según un artículo publicado e Psychology Today, una revista de divulgación psicológica publicada en los Estados Unidos desde 1967.

  • Identificar lo que está bajo nuestro control: cuando comencemos a sentir preocupación, es crucial detenernos por un momento y evaluar aquellas cosas que podemos manejar, puesto que no podemos evitar los problemas, pero sí podemos prepararnos para enfrentarlos y cómo reaccionamos ante ellos.
Podemos hacer todo lo posible por preparar una sorpresa, pero habrá algunos factores que dificulten el éxito de la misma Foto: Pexels
  • Enfocarnos en nuestra capacidad de influencia: siempre podemos influir en personas y circunstancias, pero no podemos forzar los resultados. Por ejemplo, aunque podamos planificar una fiesta perfecta, no podemos asegurar que todos se diviertan y salga de maravilla; por otro lado, si nos preocupa las decisiones de otra persona, podemos expresar nuestra opinión, pero solo una vez, pues no tiene sentido intentar cambiar a personas que no desean cambiar.
  • Desarrollar un plan para manejar el estrés: realizar actividad física, comer de forma saludable y dormir bien son solo algunos de los aspectos clave para cuidar de nosotros mismos. Cada uno encontrará su propia forma de lidiar con el estrés, como practicar la meditación, un hobby o pasar tiempo con amigos. Debemos prestar atención a nuestros niveles de estrés y ser conscientes de cómo enfrentamos la angustia. Por el contrario, resulta fundamental eliminar las estrategias poco saludables para afrontar el estrés, como quejarnos ante los demás, beber o fumar en exceso.