HERALDO KIDS

Primero de primaria: Consejos y oportunidades para el inicio de su educación escolarizada

La atención que se reciba o deje de recibir durante la Primera Infancia, afectará positiva o negativamente a las personas durante su desarrollo y el resto de la vida

ESTILO DE VIDA

·

¿Han escuchado la frase “Primero de primaria puede ser muy tarde”? Más que una dura advertencia, se trata de tomar acción para el presente y futuro de las niñas y niños menores de 6 años, para que puedan llegar a la educación primaria listos para aprender. No olvidemos que los primeros años (0 a 5) sientan las bases para el desarrollo físico, cognitivo, lingüístico y socioafectivo.

La atención que se reciba o deje de recibir durante la Primera Infancia, afectará positiva o negativamente a las personas durante su desarrollo y el resto de la vida. “Lo que viven los niños y las niñas en sus primeros años dará forma a su vida, es decir, se forman los cimientos de la misma y además se sientan las bases de la arquitectura neuronal de niñas y niños determinando la fuerza o debilidad de su capacidad de aprendizaje, de su salud y del comportamiento que tendrán y adoptarán a lo largo de su vida”, señala Belem Rueda, Coordinadora de Vinculación y Couch Educacional de la Fundación Criantia.

Las niñas y niños entre 2 y 5 años tienen ante ellos otra ventana de oportunidad en términos de su capacidad para adquirir habilidades cognitivas, sociales y lingüísticas cada vez más complejas, esta fase es fundamental para acompañar a los pequeños en su aprendizaje y alistarlos para el inicio de la educación escolarizada, un ambiente de aprendizaje con interacción social con adultos y niñas y niños de su edad.

De acuerdo con Belem Rueda, la educación inicial es fundamental entre los 2 y 5 años porque es en este rango de edad que “se fortalecen y potencian habilidades, destrezas cognitivas, motoras y psicosociales, que formarán las bases de la vida de las niñas y los niños, y tiene como principal objetivo precisamente potenciar esas distintas capacidades para un desarrollo pleno e integral”. 

Es importante facilitarles a las niñas y niños pequeños una educación de calidad, esto quiere decir, “una educación que brinde los tres aspectos necesarios: pertinencia y relevancia, equidad y protección de los derechos humanos de la persona, como base de una educación de calidad atendiendo de manera adecuada este periodo tan crucial en la vida de toda niña y niño; que ofrezca oportunidades concretas para su desarrollo integral y que les ayuden a hacerle frente a las diferentes situaciones que se les presenten en el futuro y que por igual puedan ser agentes de cambio en una sociedad del mañana”, afirma Belem Rueda.

La educación de calidad desde la niñez temprana permitirá sentar las bases del desarrollo y aprendizaje de las niñas y niños; para ello el rol de los papás, mamás y cuidadores es fundamental.

De acuerdo con la especialista, para procurar la construcción de los cimientos adecuados desde la Primera Infancia, mamá, papá y/o los cuidadores deben ser figuras presentes en la vida de las niñas y niños, protegiéndolos, amándolos y cuidándolos; “respetando sus tiempos de desarrollo y sus necesidades, que se puedan expresar, darles sus espacios, marcar los limites necesarios y estar presentes en todo lo que pueda intentar, siendo buenos modelos, con constancia y buenos ejemplos, si yo estoy bien ellos estarán bien”.

Papá, mamá y/o los cuidadores que tienen bajo su responsabilidad a menores de 6 años, pueden acercarse a las organizaciones que les otorguen apoyo u orientación, de acuerdo con la especialista Belem Rueda, “existen cursos, talleres en donde van enseñando herramientas a madres y padres para que puedan modificar sus estilos de crianza, o también lugares donde ofertan escuelas para padres. Desde DIF, SIPINNA, y organizaciones que forman parte del Pacto por la Primera Infancia en donde se pueden acercar a pedir ayuda u orientación”.  

Por: Pacto por la Primera Infancia | @Pacto1aInfancia

mgm