Lunes 21 de Junio 2021
DESARROLLO PERSONAL 360

¿Cómo dejar de procrastinar? Te compartimos 5 tips para ser más productivo

¿No sabes cómo dejar de posponer tus asuntos pendientes? Nosotros te decimos cómo comenzar a dejar de hacerlo

Foto: Especial
Foto: Especial
Escrito en ESTILO DE VIDA el

Todos en algún momento de la vida nos hemos encontrado con falta de energía o sin el ánimo suficiente para llevar a cabo las tareas que se nos presentan. Incluso alguna de estas frases te puede ser familiar: “mañana lo hago, al fin aún tengo tiempo”, “creo que olvidé realizar el pago, en un rato más lo hago”, “no hubiera aceptado este proyecto, que flojera”.

Si tu también has sentido que en ocasiones “haces y haces y en realidad no haces nada”, lo más probable es que seas un procrastinador.

El procrastinador es aquel que aplaza o pospone sus deberes y responsabilidades por otras actividades que son para él mucho más gratificantes, aunque posiblemente menos importantes. Para entender al que procrastina debemos de comprender qué sucede en su mente.

Lo primero es recordar que una parte de nuestro cerebro es mucho más racional, piensa de manera analítica y reflexiva, esto hace que sea más prudente y actúe con mayor cautela. Otra parte actúa de forma instintiva, se inclina más por lo inmediato, sin pensar en el mañana y  sin analizar tanto las cosas. Cuando ambas partes del cerebro se enfrentan y la parte instintiva sale victoriosa, es decir, los impulsos inmediatos vencen la parte racional, es cuando se presenta la procrastinación.

Hay tres razones principalmente por las que posponemos nuestras actividades o las dejamos a medias:

La primera es cuando lo que se tiene que hacer no es algo propio, es de alguien más: de nuestra pareja, algo que nuestros padres o un amigo nos pide hacer. Es probable que los objetivos sean interesantes, pero no están centrados en lo que uno quiere, por lo tanto lo consideramos como una obligación.

La segunda es un deseo de perfeccionismo, queremos que las cosas estén tan bien hechas que sentimos que estamos obligados a dar nuestro mejor esfuerzo desde el principio, es cuando decimos “hay que hacerlo bien o mejor no hacerlo”, y optamos finalmente por no hacerlo.

La tercera razón son nuestros miedos que se despiertan al desarrollar ciertas tareas y no podemos superar las emociones que nos desafían, como la frustración, ansiedad, inseguridad.  Por lo tanto, dejamos de hacer lo que debemos con mucha frecuencia.

Cambiar esta forma de actuar es una elección personal, es tomar una decisión creando una nueva relación con lo que tienes que hacer, dejando los pretextos de lado.  

Te comparto cinco tips que te pueden ayudar para dejar de procrastinar:

Re programa tu mente. Nuestra mente nos empuja a realizar las actividades que son más placenteras o atractivas, y sobre todo, que no requieren tanto esfuerzo. Utiliza tu imaginación  y piensa en la recompensa que obtendrás al hacer esa tarea que te parece difícil o poco atractiva. Así lograrás que aquello que te es tedioso y muy difícil de lograr, lo puedas  asociar con actividades que disfrutas y te son placenteras; es decir, las convertirás en aliados y no rivales.

Evita discutir contigo mismo. Cuando tengas que realizar una tarea que no quieras hacer pon en práctica “el minuto heroico”. Es decir, no te des más de un minuto para comenzar lo que tienes que hacer, ¡levántate ya!, sin pretextos. Al inicio será algo complicado, pero recuerda que la práctica hace al maestro.

Parte tu queso. Si la tarea a realizar sientes que es demasiado grande y es muy complicado hacerla de un solo golpe, entonces divídela en pequeños pedazos, así será mucho más fácil poder trabajar y probablemente lo disfrutaras mucho más, como un buen trozo de queso.

Levanta primero la piedra más pesada. Si quieres realizar demasiadas cosas a la vez, es posible que te sorprenda la tentación de querer dejar algunas para después. Jerarquiza tus tareas, primero realiza aquellas que requieren más esfuerzo y que menos te gustan, después continúa con las más sencillas.

No pierdas el foco. Identifica lo que te gusta y lo que no. Al realizar tu actividad enfócate en lo que te gusta, imagina la recompensa que obtendrás una vez terminada y trata de no perder este objetivo.

Estoy seguro que si pones en marcha estos tips podrás dejar de vivir en ese estado de miedo y ansiedad que se origina al dejar todo a última hora y estar siempre a las carreras, además de la frustración constante por no conseguir tus metas.

Te invito a desarrollar hábitos más saludables para alcanzar tus objetivos y lograr convertirte en una persona más eficiente.

Soy Sergio Cazadero y te quiero compartir, cómo hacer para crecer.

www.sergiocazadero.com

consultor@sergiocazadero.com