DESARROLLO PERSONAL 360

¡Atención papás! Mejora la educación de tus hijos con estos 5 consejos

Enseñar a tus hijos a amar los hará responsables con la sociedad y consigo mismos

Foto: Especial
Escrito en ESTILO DE VIDA el

Hace unos días celebramos el día de la madre y estamos a tan solo a unos días de festejar el día del maestro, no podemos negar el importante papel que tienen tanto los padres como los maestros en el arte de educar y formar. Esto me lleva a reflexionar sobre el tema de la educación de tantos niños y jóvenes. Hoy en día se encuentran tomando clases recostados desde su cama, haciendo actividad física en pequeños espacios o conviviendo con sus compañeros de clase de manera virtual.

Actualmente la educación se está desarrollando bajo estas condiciones complejas, pero ¿será real que estos miles de niños y jóvenes están siendo “educados” e incluso “formados”? La respuesta quizá solo el tiempo nos la dará.

Içami Tiba, reconocido psiquiatra, menciona el gran reto que es educar en estos tiempos. En la sinopsis de su libro "Quien ama educa" se dice que “Los avances tecnológicos, los videojuegos, internet, la telefonía móvil están muy presentes en el momento actual, donde es evidente la ausencia de los padres, que trabajan durante todo el día, y donde la convivencia de los niños con personas ajenas al núcleo familiar comienza muy pronto. Los padres se enfrentan a la difícil tarea de educar, pero sobre todo a no volverse víctimas de la propia tiranía de sus hijos”.

Es innegable el amor que puedan sentir los padres por sus hijos y que todo lo que hacen es pensando en el bien de ellos, sin embargo, muchos padres actualmente piensan que, a mayor cantidad de cuidados y mimos, mayor es el afecto que entregan a sus hijos. Esto es uno de los más graves errores en los que podemos caer como padres y sobre todo lo más alejado al verdadero sentido de la educación; es decir, a ese proceso de crecimiento y mejora de las personas, en particular en su capacidad de amar y de ejercer su libertad de manera responsable.

La educación tiene sus propias tareas de forma intrínseca, una de ellas es conducir a la persona a elegir los verdaderos bienes acordes a su naturaleza. Para esto es necesario que el proceso educativo se dé en un clima de libertad, sin olvidar que una verdadera libertad configura un binomio inseparable con la responsabilidad.

¡Atención papás!

Es momento de influir decisivamente en sus hijos y ejercer su autoridad. No se trata solo de dar sermones, prohibir cosas o corregir. Los principales educadores de los hijos son los padres de familia, nadie más. Cada uno debe de ser consciente de la enorme responsabilidad que tiene sobre sí de colaborar en la conformación de una personalidad madura en cada uno de sus hijos. Teniendo que ser un marco de referencia, más que un obstáculo para alcanzar su auto construcción.

Te comparto cinco tips para educar a los hijos en el amor.

  1. Amar lo que se hace. Es precisamente el amor lo que pone en marcha los motores de la acción comprometida. Hay cosas que el amor solo puede conseguir, sobre todo a las personas para poder ayudarlas de verdad.
  2. Educa desde la familia. Es en donde se aprende y se enseña a amar. Amar y ser amado es la mayor aspiración del hombre y es en la familia donde la persona contacta con el amor. El ser humano está destinado a amar y sólo a través del amor puede realizarse plenamente y transformar el mundo.
  3. Amar en familia. Implica la dinámica de dar y recibir, por lo que educar para el amor mejora este binomio. Debemos desarrollar la capacidad de dar y  recibir: atención, tiempo, servicios, buen ejemplo, consejos, perdón. El amor tiene la clara intención de buscar el bien que al otro conviene.
  4. Aprender a darse.  La posibilidad de dar no depende solamente de nosotros sino de la necesidad de recibir y a la inversa. Uno de los principales objetivos de la educación es aprender a darse, es un aprendizaje para toda la vida.
  5. Concretar en acciones significativas. Sin amor es imposible que se produzca un auténtico proceso educativo. Y entendamos por amor aquel sentimiento profundo que se concreta en acciones significativas, no el sentimentalismo edulcorado que aleja de la exigencia, del esfuerzo y de la responsabilidad.

No hay que despistarnos, hoy en día es muy fácil caer en las trampas del amor: la sobreprotección que impide crecer, el chantaje afectivo que arrasa con la libertad, la culpabilización que castiga de manera muy sutil o la sensiblería que solo debilita la voluntad.

Te invito a educar con amor… un amor cargado de exigencia, de ternura, de esfuerzo, de sensibilidad, de presencia y en ocasiones de distancia.

¿Y tú, estás educando hoy para amar?

Soy Sergio Cazadero y te quiero compartir, cómo hacer para crecer.

www.sergiocazadero.com

consultor@sergiocazadero.com