TIPS Y CONSEJOS

5 consejos fáciles de seguir para cuidar tus plantas de interior

Las plantas de interior son decorativas y también ayudan a purificar el ambiente, por eso lo mejor es consentirlas con los cuidados correctos

Con estos consejos podrás mantener tus plantas de interior en perfecto estado. Foto: Pexels
Escrito en ESTILO DE VIDA el

Las plantas de interior no sólo son decorativas y llenan los espacios de tu hogar de naturaleza, también te ayudarán a purificar el ambiente, combatir el estrés y conseguir un mayor bienestar en casa, por lo que se merecen ser cuidadas para que se mantengan en perfectas condiciones.

Con estos consejos podrás mantener tus plantas de interior en perfecto estado. Sólo hay que ser constante y dedicarles un poco de tiempo, una idea para que se te facilite la tarea es agruparlas por especies similares, con parecidas necesidades de luz, temperatura y riego.

5 consejos para cuidar tus plantas de interior

No necesitas realizar un gran desembolso para adquirir plantas de interior. Comienza con unas pocas y reprodúcelas, pero recuerda que lo más importante es cuidarlas para que se mantengan hermosas.  

1. Luz natural  

La ausencia de luz suficiente es una de las razones más habituales por las que una planta puede dar problemas, hay con algunas con menores requerimientos, pero como norma general las plantas de interior deberán colocarse cerca de una ventana o balcón, con luminosidad suficiente para poder realizar su función más vital: la fotosíntesis. 

Puedes corregir su ubicación antes de que las hojas se tornen amarillas o empiecen a caer, colócalas en un lugar bien iluminado, sólo debes evitar que ésta les des directamente, ya que los rayos del sol no deben tocar las hojas o se quemarán.

2. Exceso de agua  

Las plantas dentro de casa, necesitan un riego menos frecuente.  Estamos acostumbrados a hidratar en abundancia las plantas del jardín o la terraza, pero las de interior se encuentran más protegidas. recuerda que el exceso de agua es la mayor causa de mortalidad en las plantas

Si no sabes cuándo hacerlo, comprobar la humedad de la tierra te ayudará, lo mejor es que no riegues si aún no es necesario. Un consejo que puede ayudarte es elegir macetas de cerámica o de otro material transpirable. Puedes regar por arriba, de la manera tradicional, procurando siempre no mojar más que la tierra.

Otro consejo es tener siempre la precaución de comprobar el buen drenado de los recipientes, ya que los agujeros obstruidos no son nada buenos para la salud de las plantas.

Los típicos platos bajo las macetas, llenos del agua sobrante, son otro problema que se puede solucionar al vaciarlos una vez que han cumplido su función. También puedes llenarlos con grava o piedrecitas, para que el agua no esté en contacto directo con la maceta.

Las plantas dentro de casa, necesitan un riego menos frecuente.. Foto: Pexels

3. Falta de humedad ambiental

Las plantas adoptadas en nuestras casas son especies en su mayoría tropicales, que prefieren la humedad. Por eso el rociarlas frecuentemente con agua y la ayuda de un atomizador suele funcionar para que se mantengan en buen estado, sólo procura mojar solo las hojas y evita tocar las flores.

4. Cambio de maceta

El trasplante a una maceta mayor se hará inevitable con el crecimiento de la planta, con excepción de algunas especies. No es bueno que las raíces se encuentren apretadas, ya que tienden a enrollarse al buscar cómo crecer, y acaban por ocupar todo el espacio, quedándose sin aire. También al principio, recién adquiridas, es conveniente el paso a un recipiente más grande.

5. Abono regular

Las carencias de nutrientes se harán evidentes si no se toman medidas, sobre todo en la época de crecimiento, y durante la de floración. Desde la primavera al otoño, puedes utilizar abono líquido (cada quince días), junto con el agua de riego. Otro fertilizante muy cómodo para macetas es el  “granulado de liberación lenta“, pues abastece lo necesario a las plantas y durante un periodo más prolongado.

 kyog