El Pozo del Gavilán, conoce el misterioso cenote de Galeana, Nuevo León

No nada más en la Riviera Maya hay cenotes, en Nuevo León también hay un cenote natural en medio del desierto del municipio de Galeana: El Pozo del Gavilán

El Pozo del Gavilán, conoce el misterioso cenote de Galeana, Nuevo León
El Pozo del Gavilán, conoce el misterioso cenote de Galeana, Nuevo León. Foto: Especial

Desde el rumor que decía que al saltar en el Pozo del Gavilán llegabas a Japón o al núcleo de la Tierra; avistamiento de OVNIS; e, incluso, formación de peces mutantes, son algunas de las historias que envuelven este enigmático cenote natural de Galeana.

Si bien, los cenotes son más conocidos en la zona de la Riviera Maya, al sur de México, también es misterioso que haya un cenote en medio del desierto de este municipio ubicado al sur de Monterrey, Nuevo León, a 250 kilómetros de distancia, es decir, a casi tres horas de camino por carretera.

El misterio se da principalmente al intentar encontrar su origen, pues también hay diversas teorías que aún no han sido científicamente comprobadas. En un inicio se decía que comenzó siendo un pequeño pocito en la tierra, cuya abertura se fue expandiendo con el paso de los años hasta llegar a los 67 metros de diámetros que tiene en la actualidad.

Otras teorías señalan que en el Pozo del Gavilán existe un centro de gravedad, ya que incluso se han presentado avistamientos de objetos voladores no identificados sobre el cenote.

Además, de acuerdo, con Don Horacio Alvarado Ortiz, creador de los Reportajes de Alvarado, en el cenote también se han presentado peces mutantes, que no desarrollaron bien la fotosíntesis, porque la luz llega en cierto tiempo, al igual que el aire.

Entre las historias que se les contaban a los niños, decían que al saltar en el Pozo del Gavilán llegabas hasta el otro lado del mundo, sin embargo, se ha señalado que este cenote está conectado con las corrientes pluviales que provienen del Cerro del Potosí y la Laguna de Labradores, que se encuentran en dicho municipio.

En realidad, si desciendes los 80 metros que tiene de altura el Pozo de Gavilán haciendo rapel, suspendido en el aire, o saltando, lo que vas a encontrar es una laguna con agua color turquesa que se cree tiene una profundidad de mil 600 metros, donde puedes nadar o hacer kayak.

AV

 

 


Compartir