¿Qué es el pensamiento reflexivo? Características y 3 PRÁCTICAS para desarrollarlo en niños

La lectura puede ser la herramienta para ampliar los límites del lenguaje y del mundo desde la infancia; conoce cómo podrás hacer significativo el pensamiento en tu hijo

¿Qué es el pensamiento reflexivo? Características y 3 PRÁCTICAS para desarrollarlo en niños
¿Cómo desarrollar el pensamiento reflexivo en los niños? Aquí todo lo que necesitas saber. Foto: Especial

El ser humano está inmerso en un mar de palabras, eso nos define y nos significa. Dice George Steiner: “Todo lo humano tiene que ver con la palabra”. Florecemos con las palabras, tejemos pensamientos y relaciones por ellas y con ellas. Nos sirven para nombrar las cosas, pensamientos, emociones.

Las palabras en su conjunto en una narración dan un orden y un sentido a las ideas. Es por ello que se dice que “el lenguaje es el vehículo del pensamiento reflexivo”.

Ambiente que facilite la reflexión

Por ello, es importante rodear a nuestros niños de un ambiente lingüístico que les permita aprender de una manera intuitiva a hacer uso de la palabra. Aprendemos a hablar sólo si escuchamos a otros hacerlo. Para aprender las palabras, tenemos primero que oírlas, repetirlas, ensayarlas en diferentes oraciones, tal como en un juego.  

El Heraldo Kids y Ángeles Aquino, coordinadora del Bunko Roma-Condesa de IBBY México comparten contigo tres prácticas que podemos implementar para aumentar el manejo de más palabras, y por tanto, el pensamiento de los más pequeños de casa:

  1. Acudan a los cuentos. Es en la literatura donde se encuentra el lenguaje más hermoso y profuso, y es durante la lectura en voz alta de los cuentos cuando entendemos la correcta intensión de las palabras, por no mencionar el placer que provoca.  
     
  2. Busquen juntos palabras nuevas. Propón la búsqueda de palabras desconocidas, como un juego y un reto. Recuerden que el gusto por las palabras, así como el gusto por la lectura, no se adquiere por obligación; procuremos más bien que la búsqueda sea una fuente de alegría, descubrimiento y curiosidad. Cuando surja una palabra nueva, de pronto finja no saber su significado para incentivar la exploración en diccionarios.
     

     

  3. Celebren los descubrimientos. Como en toda celebración, merece preservarse el momento.  Es posible hacer en una libreta un “Diccionario de nuevas palabras” donde puedan escribir sus hallazgos, el significado. También pueden añadir dos o tres ejemplos de oraciones utilizándola.  Esto último suele ser muy divertido si se crea apelando a la creatividad y libertad de los niños.  

Siguiendo estas tres pequeñas pautas, pronto descubrirán que la lectura es un juego lleno de significado, porque es la clave para descubrir el sentido de las palabras que muestran al niño cómo nombrar su mundo, ordenarlo y relacionarse con él.

Recuerda que hacer de la lectura una actividad divertida y lúdica con tus pequeños generará en ellos el buen dominio del lenguaje. Serán capaces de manifestar con plenitud su pensamiento, así como comprender y explicar con claridad lo que les rodea.

Recuerden seguir nuestras actividades IBBY México a través de sus redes sociales /ibbymexico /bunkoroma

SN


Compartir