¿Piel humectada o hidratada? Conoce las diferencias y lo qué es mejor para tu rutina de belleza

Actualmente puedes encontrar una gran variedad de productos que humectan e hidratan para incluirlos en tu rtina de belleza

¿Piel humectada o hidratada? Conoce las diferencias y lo qué es mejor para tu rutina de belleza
Para hidratar la piel de forma natural, debes tomar suficientes líquidos y comer alimentos ricos en ácidos grasos. Foto: Pexels

La piel es uno de los órganos de nuestro cuerpo que requieren de mayores cuidados, y en muchas ocasiones desconocemos cual es la mejor forma de consentirla. Sabemos que existen los productos hidratantes y humectantes, pero desconocemos para que sirve cada uno y que nos conviene más. 

A simple vista, la hidratación y la humectación parece ser lo mismo, pero la verdad es que son muy diferentes. Pero entender esas diferencias es lo que te ayudará a identificar las necesidades de tu piel.

La piel que está perfectamente hidratada y humedecida se muestra más fuerte y resistente ante la agresión de los factores ambientales, además de tener un aspecto más sano.

Humectante

Un humectante actúa como barrera protectora en piel y tiene como principal función evitar la evaporación del agua que contiene el tejido y ayuda a reponer los aceites naturales de la piel. Gracias a estos productos se puede restablecer el manto ácido para protegerla de enfermedades cutáneas y diversos factores dañinos del medio ambiente.

Hidratante

Un hidratante es un producto indicado para aportar agua a las células de la piel. Estos productos actúan en las capas profundas de la piel y por lo general, contienen sustancias activas como vitaminas, sales, minerales, y otros. Una piel hidratada por lo general es más flexible, luminosa, elástica y suave.

Un humectante actúa como barrera protectora en piel. Foto: Pexels

¿Cuál es la diferencia?

La diferencia radica en que humectar significa crear una capa protectora en la piel para que mantenga su humedad natural mientras que hidratar es aportar agua e hidratación. En otras palabras, la piel seca no produce los suficientes aceites naturales para mantener su nivel óptimo de humedad y necesita apoyo extra, mientras que una deshidratada pierde agua de forma excesiva.

Actualmente podemos encontrar en el mercado una gran variedad de productos que humectan e hidratan la piel al mismo tiempo. Sin embargo, a menos que tengas una piel muy seca, un producto humectante bastará en tu rutina de belleza.

Para hidratar la piel de forma natural, debes tomar suficientes líquidos y comer alimentos ricos en ácidos grasos, como nueces, semillas, pescados como el salmón y el atún blanco y el aguacate. 


Compartir