Actividades para niños con cuentos para trabajar la creatividad, lectura y ritmo

Con esta divertida actividad, los niños desarrollarán su creatividad e imaginación al convertir su cuento favorito en una canción

Actividades para niños con cuentos para trabajar la creatividad, lectura y ritmo
Los niños se divertirán con esta actividad.

Mamás, papás y maestros, en esta divertida actividad, los niños trabajarán la creatividad, la lectura y el ritmo al convertir su cuento favorito en una canción. Aquí les dejamos algunas recomendaciones para hacerlo y desarrollar su imaginación.

El primer paso es preguntarle a los niños si ¿han pensado que las palabras tienen ritmo y que cuando las combinas pueden bailar juntas y sonar divertidas? Contar cuentos y cantar canciones es muy parecido. Las canciones que conocemos cuentan historias, ¿imaginen cómo sería convertir ese cuento que les gusta en una canción que los acompañe en todo momento y que puedan cantar a todas horas?

¡Manos a la obra! Estos 10 pasos les ayudarán a realizar una muy divertida actividad con los niños.

1. Los niños deben elegir el cuento que quieren cantar, puede ser alguno que hayan inventado o ese que han leído o escuchado tantas veces que casi se lo saben de memoria.

2. Jueguen con las palabras del cuento para transformarlo en una canción. Mientras leen el relato en voz alta, imaginen cómo sonarían las palabras si comenzaran a cantarlas con un ritmo que les guste mucho.

3. Recuerden que los cuentos tienen inicio, desarrollo y final; es el momento de identificar: ¿cómo inicia?, ¿qué pasa? y ¿cómo termina esa historia?

4. ¿Quiénes están en el cuento? Los personajes son muy importantes a la hora de cantarlo, son quienes viven en esa historia. En el cuento de Caperucita Roja, además de ella, aparecen: su mamá, la abuelita, el leñador, el terrible lobo feroz y el narrador.

5. Los personajes y sus diálogos. Pueden hacerlo aún más divertido, inventen voces para los personajes y canten lo que dicen. Para dejar sentir sus emociones utilicen distintos tonos de voz: suave para los momento dulces, amables o de misterio, media para situaciones de alegría o preocupación, y tal vez, un tono más alto para la sorpresa o el enojo

6. ¿Ya eligieron una tonada? Comiencen a unir el ritmo  con las palabras del cuento. Jueguen con ellos. No olviden que al cantar un cuento pueden mover el cuerpo para marcar el ritmo de la canción

7. Inventar la tonada es otra opción. Seguramente conocen una gran variedad de ritmos que provienen de las canciones que han cantado en familia, la escuela o que escuchas en la radio. Prueben inventando una tonada para el cuento, puede ser el ritmo más loco que se les ocurra.

8. Es importante que se escuchen. Canten el cuento en voz alta y si tienen la posibilidad, graben la canción para escucharla.

9. No olviden compartir el momento con alguien más, sin duda será divertido combinar voces en la canción del cuento.

10. Los cuentos que cantamos pueden rimar o no, utilicen el ritmo de la historia como te parezca mejor, prueba hacerlo de distintas maneras hasta que consigas el resultado que más te emocione.


Compartir