Valle de Bravo: Turismo de aventura, naturaleza y parapente

Valle de Bravo es uno de los 125 municipios del Estado de México y tiene una gran variedad de actividades de turismo

Valle de Bravo: Turismo de aventura, naturaleza y parapente
AUDAZ. Una de las actividades favoritas es el parapente

Si alguna vez te has preguntado lo que se sentiría volar como un ave, el parapente es una forma fácil de descubrirlo. Además de una de las actividades más atractivas en el mundo y considerada como deporte de aventura, el parapente consiste en un deporte que nació a finales del siglo XX por la inventiva de los montañeros que esperaban bajar volando en un paracaídas luego de haber ascendido a la cima del monte.

En México se puede practicar este deporte en estados como Veracruz, Guanajuato, Jalisco y Oaxaca, entre los más destacados, aunque el espacio más cercano a la capital mexicana se encuentra a tan sólo dos horas en auto o camión. Se trata de Valle de Bravo, uno de los 125 municipios del Estado de México, el cual es conocido como uno de los lugares especializados para el parapente, además de conjuntar la magia arquitectónica y los atractivos culturales regionales que le valen el título de Pueblo Mágico.

Con actividades como el rapel, el senderismo, la vela, la bicicleta de montaña, Valle de Bravo ha sido históricamente uno de los puntos de turismo más emblemáticos, tanto de los habitantes de la Ciudad de México, como de visitantes nacionales e internacionales que buscan espacios donde se mezcle la tradición con actividades de naturaleza y de alto riesgo. Entre las maravillas del municipio y de este deporte se encuentra una práctica que te da emoción sin precedentes y un panorama de ensueño, al estar enmarcado por la presa Miguel Alemán, que se convierte en el cierre del recorrido por los aires.

Valle de Bravo, una joya turística

La recomendación al visitar en la zona es pasear por sus calles con adoquines y comer en algún lugar tradicional, como "El callejón del hambre", un espacio dedicado a degustar riquísimos tacos mexicanos en locales bien establecidos a lo largo del callejón El Arco, a una calle de la Iglesia de San Francisco de Asís. Después del recorrido, se puede pasar al Mercado de Artesanías en la avenida Benito Juárez, donde puedes adquirir alguna artesanía típica los tejidos con deshilado o de lana.

Más tarde puedes bajar a la orilla de la presa, donde se encuentra un kiosco con información turística del lugar, así como espacios para realizar el vuelo en parapente. Uno de los lugares emblemáticos dedicados a esta actividad es Alas del Hombre, una empresa 100 por ciento mexicana con más de 40 años de experiencia en esta actividad y guías con más de 10 años haciendo estos saltos. El precio por un viaje con esta empresa que también es la primera escuela de parapente en el país, cuesta 2 mil 300 pesos mexicanos e incluye un seguro de gastos médicos, la subida a la cima del monte en una camioneta exclusiva, el lanzamiento, videos del despegue y aterrizaje, así como fotos durante el recorrido.

La experiencia del salto en parapente es única y apta para toda la familia, pues se trata de un deporte bastante seguro en el que podrás estar en contacto con la naturaleza y disfrutar montañas arboladas mientras vuelas rodeado de las aves de la región. Actualmente puedes realizar con seguridad este paseo por las nubes con esta empresa, pues cuenta con el Sello AMTAVE COVID-19, otorgado por la Asociación Mexicana de Turismo de Aventura y Ecoturismo A.C. el cual acredita el cumplimiento de los protocolos sanitarios de turismo de naturaleza.

Aunque si prefieres esperar a una época más segura para viajar, puedes aprovechar e ir haciendo un ahorro para esta aventura única. El boleto de camión desde la terminal Poniente en la CDMX cuesta alrededor de 182 pesos mexicanos, mientras que los precios de alojamiento para una habitación doble van desde los 400 pesos hasta los cuatro mil pesos por noche en resorts de lujo.

Por otra parte, una comida puede variar entre los 100 y hasta los 500 pesos en reconocidos restaurantes. A esto puedes sumar actividades como el deporte de vela que varía entre los mil 450 y 2 mil 300 pesos, recorridos turísticos por la naturaleza, campamentos e incluso visitas al Santuario de la Mariposa Monarca.

Por: Alma Funes


Compartir