Cuentos infantiles: ¿Cómo convertir una historia clásica en futurista usando la creatividad?

Con esta técnica, podrás convertir cuentos clásicos como "La Caperucita Roja", en una historia futurista y muy divertida

Cuentos infantiles: ¿Cómo convertir una historia clásica en futurista usando la creatividad?
Usa la creatividad con estos tips para crear cuentos

Hay cuentos que nos acompañan desde siempre, sin importar la edad que tengamos. Pero ¿quieres saber cómo convertir un cuento clásico en una historia de aventuras futuristas?

Lograrlo es muy fácil, recuerda que uno de los ingredientes para poner manos a la obra es la imaginación. El Heraldo Kids y Mariana Morales, Directora de formación de IBBY México, asociación civil mexicana que desde hace más de cuatro décadas impulsa la formación de comunidades de lectores, te ayudan con esta misión en 10 pasos:

1. Piensa en el primer cuento clásico que se te ocurra; la única condición es que sea una historia conocida por casi todo el mundo, por ejemplo, Caperucita Roja y el lobo feroz.

2. El futuro puede tener muchos rostros: define los elementos futuristas que se pueden integrar a tu historia para hacerla creíble, tanto si es un entorno en el que las máquinas dominan como si es un mundo en el que la naturaleza y el contacto con ésta es lo más importante para los habitantes de una realidad muy lejana a la nuestra.

3. Ya que seleccionaste el entorno, transforma el objetivo del personaje principal del cuento clásico conocido por todos por un objetivo distinto, más adecuado al mundo que le toque habitar a tus personajes. Por ejemplo, el objetivo del lobo feroz de la historia que todos conocemos es comerse a Caperucita Roja, pero en un mundo desconocido, probablemente lo más importante para el lobo sea robarse unos dispositivos con agua potable que lleva la niña en su canasta icónica, lo que puede dar inicio a una nueva y original aventura.

4. En los cuentos clásicos generalmente existe una lucha entre el bien y el mal, así que piensa de qué lado estará tu personaje principal y quién será su antagonista para desarrollar lo que en el cuento será el conflicto que necesita una solución.

5. Elije entre tres opciones: hacer la misma historia situada en el futuro (Caperucita cruzando el bosque de basura espacial en su nave supersónica); hacer un cuento que sea lo contrario al original (la mala es Caperucita y es la abuela quien se come al lobo feroz) o hacer una historia que sea la continuación del cuento original (qué pasó después de que el cazador rescató a Caperucita y su abuela). Las tres opciones son válidas, así que seleccione la que más te entusiasme.

6. Recuerda no perder el hilo que une tu nueva creación con la historia original, por lo que tendrás que estar revisando constantemente el cuento clásico para que tus lectores puedan adivinar de dónde tomaste tu inspiración.

7. Si es en un futuro lejano, es muy probable que tu historia se desarrolle fuera del planeta Tierra así que, para responder todas las preguntas que te plantee un nuevo entorno, investiga en libros informativos que hablen del Universo y sus infinitas posibilidades. Como hay muchas cosas que aún no descubrimos, ¡el límite es tu imaginación!

8. La tecnología va a seguir siendo un punto importante en el futuro, así que imagina y describe cómo serán las máquinas que ayuden a tu personaje a lograr sus objetivos, desde trasladarse hasta comer o dormir.

9. Al inventar una historia sobre un cuento súper conocido, el asombro y la diversión están detrás de cada nueva idea que le imprimas a tu creación, así que disfrútala mucho y compártela con tu familia y amigos para saber qué nuevas ideas tienen para llevar a los personajes más conocidos a lugares exóticos nunca explorados a vivir aventuras insospechadas.

10. Invita a quien tú quieras a elegir más cuentos clásicos para compartir ideas y convertir las historias que te han hecho reír y disfrutar en insólitos episodios que hagan de cada uno de tus días una nueva oportunidad para escribir cosas disparatadas, increíbles y entretenidas, para que todos siempre quieran leer tus nuevas creaciones.

*Mariana Morales Guerra ha trabajado mucho tiempo con niñas, niños y jóvenes, compartiendo cuentos y lecturas de todo tipo. Es la prima número 50 de la que fue una gran familia y tiene sobrinos a los que nunca ha visto pero le encantaría conocer. Ella misma formó una familia que es pequeña, pero con la que comparte un gran amor.

 


Compartir