Mechas woodlights, la nueva tendencia en efectos de color para el cabello castaño

Llegan desde Barcelona las mechas woodlights, las preferidas para dar luz y vida a las melenas castañas y la tendencia de la temporada

Mechas woodlights, la nueva tendencia en efectos de color para el cabello castaño
El pelo castaño es una de las tendencias de la temporada de otoño este 2020. Foto: Pexels

El balayage y las babylights son tendencias de color para el cabello que llevan mucho tiempo en las preferencias, pero ahora llegan desde Barcelona las mechas woodlights, que son las preferidas para dar luz y vida a las melenas castañas

El pelo castaño es una de las tendencias de la temporada de otoño este 2020, pro si te parecen muy tradicionales, darles color con estas mechas será lo ideal, ya que su resultado es muy natural, al imitar las vetas que se crean en la madera,

Se trata de un tipo de mechas perfectas para las melenas castañas que reinventan la luz a base de un contraste cromático, esto permite variantes en la combinación de los tonos. Con ellas se logra dar un efecto cálido y su ventaja es que se deben trabajar en tonos muy cercanos a la base, lo que permite menos daño al cabello

¿Cómo se hacen las mechas woodlights?

Las mechas woodlights son coloradas, no decoloradas y se mezclan con el resto de mechones del cabello dando un aspecto mucho más neutral en comparación con otro tipo de otros efectos.

Con esta nueva técnica se aclara la melena de una forma muy discreta, pero lo suficientemente perceptible como para que se aprecie tu cambio de look.

Con un tratamiento natural, no agresivo con la cabellera, el cabello no sufre con cada tratamiento y nos ahorra el paso por la peluquería cada cierto tiempo para sanearlo. Tu pelo lucirá con más brillo y sano, evitando que las puntas se abran y se muestren maltratadas. 

Este efecto de color es ideal para aquellas chicas que nunca se han atrevido con las mechas y quieren tener un leve acercamiento a eso de aclarar un poco el cabello

Las woodlights se realizan a mano alzada con pincel, lo que hace de la técnica un proceso personalizado. Una vez al mes, se recomienda aplicar un matiz para refrescar el pigmento, que se va degradando con las lavadas.


Compartir