ÁNGELES AZULES

Ángeles Azules: La SORPRENDENTE historia de cómo costearon sus primeros INSTRUMENTOS

En días recientes, usuarios en redes sociales pidieron cancelar al grupo por su canción 17 años; sin embargo, el grupo respondió que la polémica está infundada

El grupo tiene más de 40 años de actividad
Escrito en ESPECTÁCULOS el

“No fue tanto el gusto por la música tal cual, aquí fue la necesidad de comer”, con estas palabras, José Mejía definió en una entrevista para el programa “La Historia detrás del mito” las razones por las cuales inició la carrera de Los Ángeles Azules.

Sin saber que definirían a una época de la música mexicana, ni que se convertirían en exponentes de la cumbia al rededor del mundo, los niños que conformarían la dinastía Mejía Avante crecieron al oriente de la Ciudad de México.

Este punto, uno de los más rezagados de la capital del país se caracterizaba por no contar con los servicios básicos, ni con las oportunidades que brindaban otras zonas del entonces Distrito Federal.

El mismo Elías, hermano y también miembro de la banda, recuerda la pobreza a la que se tuvieron que enfrentar los hermanos que eran mantenidos por don Porfirio, un conductor de una unidad de transporte público, y doña Martha, una mujer que lavaba ajeno para poder mantener a sus hijos.

Te puede interesar: El Canelo Álvarez soñaba desde niño que Los Ángeles Azules cantaran en su boda, así lo aseguró el grupo

La música los sacó de la pobreza

La música se les presentó por varios lados como una alternativa, ya que los primos de los jóvenes tenían un conjunto que tocaba música moderna y posteriormente su madre adecuó una de las habitaciones de su pequeña casa con muros de madera para que un grupo local se dedicara a tocar.

La primera vez que intentaron llegar a los escenarios fue por medio de la banda Playa Azul, la cual tocaba melodías instrumentales, pero después optó por incluir letras en sus canciones. 

En entrevista con Cristina Pacheco, el doctor Elías rememoró esos años y aseguró que la banda en cuestión tenía el nombre de “Blue Angels” (ángeles azules), pero que al enfrentar una discusión, terminó por disolverse.

La madre de los Mejía Avante vio en la música una oportunidad para que sus hijos se ganaran el sustento e incluso en un clip de video quedó registrado el momento en el que señaló que los intérpretes se llevaban no solamente aplausos, sino un plato de comida.

Con esto en mente, la mujer habló con el dueño del grupo para que ayudara a sus hijos a crear una alineación bajo el nombre que los hizo famosos y aún los mantiene vigentes.

¿Cómo costearon los instrumentos?

Los jóvenes convencieron a su madre de ayudarles a sacar los instrumentos en abonos, así que además de ponerse como aval, logró que le prestaran lo que necesitaban para obtener unas tarolas, dos guitarras y un bajo.

No fue esto suficiente para que el grupo consiguiera lo que necesitaba, así que los hermanos pidieron a su mamá que les permitiera vender la camioneta de su padre para poder conseguir unas bocinas.

La mujer, sabiendo la ira que podía desatar de su marido, aceptó la apuesta y entre todos se despidieron del automóvil familiar con el que obtuvieron seis mil pesos que alcanzaron para pagar el enganche de los aparatos.

Cuenta la leyenda que el señor Porfirio no perdonó durante varias semanas a su esposa por la traición, pero logró perdonarla por el cariño que se sentían.

Al final, la inversión resultó ser la mejor alternativa, ya que cimentó las bases para no solamente una forma en la que los Mejía se ganaron el pan de ahí en adelante, sino para una de las leyendas musicales más importantes de México.

Afinaron sólo con el oído

Los músicos iniciaron su carrera tocando únicamente de a oído y viendo lo que hacían otras agrupaciones, ya que en Iztapalapa, lugar de donde provienen, no había escuelas para aprender este arte. 

No fue sino hasta que ya eran reconocidos que un conocido se les acercó y les comentó que podrían ser instruidos para mejorar su ejecución a la hora de sus presentaciones. 

Te recomendamos: Los Ángeles Azules afirman que “17 años” es una canción sobre el primer amor entre dos jóvenes

Acudieron al INBA y a la Escuela Libre de Música para volverse expertos en sus instrumentos, lo cual inclusive les permitió después de varios años tocar a lado de una orquesta. 

Las tocadas no solamente los llevaron a mejorar su maestría en en la ejecución de su música, sino que además les dio la oportunidad de acceder a la educación universitaria, ya que lo que ganaron fue útil para estos gastos. 

Jorge Mejía asegura incluso que ninguno de los Mejía Avante podría haber tenido la oportunidad de estudiar de no ser por la profesión que los llevó al estrellato. 

GDM