PAUL WALKER

PAUL WALKER: Así fue la TRÁGICA MUERTE del protagonista de Rápido y Furioso

La tarde del 30 de noviembre de 2013 millones de fans de la saga Rápido y Furioso lloraron con la noticia del accidente mortal que acabó con la vida de Paul Walker; conoce aquí la historia

ESPECTÁCULOS

·
Paul Walker falleció en un trágico accidente el 30 de noviembre de 2013. Foto: Especial.

Poco más de siete años han pasado desde la trágica tarde del 30 de noviembre de 2013, fecha en que el actor de Hollywood y protagonista de la franquicia Rápido y Furioso perdiera la vida a bordo de un aparatoso accidente automovilístico. Lo anterior, a su salida de de un evento benéfico en la ciudad de Santa Clarita, situada en el condado de Los Ángeles.

Cabe recordar que esto ocurrió durante el rodaje de la séptima entrega de la exitosa saga, misma que provocó un caos para la productora la cual debió utilizar animación en computadora para suplir a Walker en las escenas que no había terminado de filmar.

"Si algún día la velocidad me mata, no lloren por mí, me habré ido sonriendo"

 

 

Paul Walker, un amante de la velocidad

En la vida real, Paul era un verdadero amante de los autos de carrera y todo lo concerniente a la adrenalina y velocidad. A diferencia de su co-protagonista, Vin Diesel, quien muchas veces ha manifestado usar dobles de acción para las escenas de manejo y no conocer nada de autos más allá de lo que una persona común puede saber de su coche.

En vida, Paul fue propietario de una espectacular colección de coches que incluyó un Porsche 911, una unidad del primer BMW M3 e incluso un BMW M1.

El fatal accidente 

El 30 de noviembre de 2013, en torno a las 15:30 horas, Paul Walker salió junto a Roger Rodas de un evento solidario para ayudar a las víctimas del tifón Haiyan que, sólo unas semanas antes, había asolado Filipinas con 6 mil 300 víctimas mortales.

Con pocos testigos presenciales del accidente que pudieran aportar pruebas a la investigación, la misma duró más de dos años. Acorde al reporte, al momento del accidente Roger Rodas conducía la unidad a alta velocidad y, en una zona maltrecha y con un camino complicado, perdió el control del auto para impactarse contra una zona de árboles y poste de luz, esto en el barrio de Valencia en la misma ciudad californiana de Santa Clarita.

Sin mucho por hacer en favor de los ocupantes, tanto Rodas como Walker quedaron atrapados entre los escombros y fierros retorcidos a la suerte del incendio que provocó el impacto brutal y consecuente combustión del automóvil.

Sí, Paul Walker moría calcinado a la edad de 40 años a bordo de un Porsche Carrera GT V10 de 5,7 litros, capaz de alcanzar 612 caballos de fuerza, con sólo 3.9 segundos de tiempo necesario para hacer el 0 a 100km/h. Su velocidad punta era de 330 km/h.

El reporte de la investigación arrojó que el auto viajaba a 160km/h y, al momento de impactar, a 70 km/h. con neumáticos en muy mal estado.

Su hija demandó a Porsche

Tras el accidente, su hija, en ese entonces de apenas 18 años, demandó a Porsche por negligencia argumentando que el vehículo sufría diferentes fallos. Uno era en el circuito de la gasolina que provocó la explosión y el incendio del vehículo tras el impacto, así como un posible fallo en los cinturones de seguridad. 

Porsche negó las acusaciones y, tras las investigaciones realizadas sobre el vehículo, se afirmó que la principal causa del accidente, además del estado poco óptimo de los neumáticos, era un exceso de velocidad. La marca alemana asegura que el vehículo circulaba a 151 km/h en el momento del impacto, mientras que los abogados de la familia afirman que circulaba a una velocidad entre 101 y 114.

Al final, ambas partes llegaron a un acuerdo y Meadow Walker, hija del actor, recibió una indemnización de 10,1 millones de dólares de la familia de Roger Rodas, el conductor del coche en el momento del impacto. En abril de 2016, un juez rechazó la demanda contra Porsche que había interpuesto la viuda de Rodas, por lo que el caso ha quedado completamente cerrado.

maaz