EL CHAVO DEL 8

El Chavo del 8: Ñoño tenía un gran secreto, esta es la verdad detrás de sus actuaciones

Edgar Vivar les dio vida a dos personajes dentro de la serie, siendo “Señor Barriga” y “Ñoño”, los personajes que realizó

ESPECTÁCULOS

·
El Chavo del 8 encontró en 'Ñoño' un personaje que daría muchas enseñanzas. Foto: Especial

El Chavo del 8 es una de las series más reconocidas y vistas en México y todo Latinoamérica, situación que terminó por catapultar la carrera de muchos de los actores que integraban esta bonita serie comandada por Roberto Gómez Bolaños. En esta ocasión vamos a hablar sobre un personaje que comenzó de relleno y terminó siendo uno de los importantes.

La serie de televisión estuvo muchas décadas como una de las más importantes en el país, tanto que formó parte de la educación de muchas generaciones. Ahora, varios años después, solo queda recordar con cariño a personajes como “Don Ramón”, “La Chilindrina”, “El Chavo”, “Quico”, “El Profesor Jirafales”, “Doña Florinda”, “El Señor Barriga” y muchos otros más.

Edgar Vivar fue el encargado de darle vida a dos de estos personajes, siendo, el “Señor Barriga” y su hijo “Ñoño”. El primero era el dueño de la vecindad donde vivía el resto del elenco; mientras que el segundo era el estudiante estrella del “Señor Jirafales” y el niño rico que llegaba a la vecindad a intentar convivir con el Chavo y el resto.

La verdad detrás del personaje

Como ya se comentó el personaje fue realizado por Edgar Vivar, quien tenía la misión de convertir a “Ñoño”, un niño un tanto presumido, inteligente y con sobrepeso, en uno de los personajes más queridos de la serie, situación que fue ocurriendo con el paso del tiempo.

Lo que empezaría con participaciones esporádicas en el salón de clase o de vez en cuando en la vecindad, terminaría siendo uno de los protagonistas, en gran medida por la salida de personajes importantes como “Don Ramón”, pero la realidad es que también porque se había metido en el corazón de los televidentes.

Más allá de todo lo que logró hacer, la verdad detrás de este personaje es que ocultaba un gracioso nombre, Febrio Barriga Gordorritúa, por lo que mejor se le decía “Ñoño”, situación que con el paso del tiempo se terminaría usando para aquellos que tenían buenas calificaciones, esto recordando que el hijo del “Señor Barriga” era el más listo del salón del “Profesor Jirafales”, situación que demostraba cada que podía.

Te puede interesar: El Chavo del 8: Revelan el verdadero nombre de “Ñoño”; ¡te sorprenderás!