Tears in Heaven: Conoce la triste historia de la canción que Eric Clapton dedicó a su hijo

El cantante ganó tres Grammys por la creación de esta melodía que recuerda a Conor Clapton

Tears in Heaven: Conoce la triste historia de la canción que Eric Clapton dedicó a su hijo
SOBREPASÓ EL SUFRIMIENTO. El cantante perdió a una personas importante

El día de hoy, Conor Clapton tendría 33 años de edad; sin embargo, lo único que queda de él en este mundo es el recuerdo que dejó a sus padres, Eric ClaptonLory del Santo, y una canción que conmemoró su vida. 

Antes de la llegada de su hijo, quien nació en 1987, Eric Clapton se negaba a ser padre. En primera instancia se debía a que no quería responsabilidades en su vida y además a que llevaba más de 20 años sumergido en las adicciones

Pasó un año desde la llegada de Conor para la estrella dejara las sustancias y trata de convertirse en un buen padre para el niño. 

"Me di cuenta de que era la única cosa de mi vida de la que podía salir algo bueno", narró el artista en una entrevista años después. 

En múltiples ocasiones, el músico ha dejado claro que la vida con su hijo fue lo más acercado que tuvo a una vida normal, ya que además de la cercanía familiar se sometió a la sobriedad

Pese a que Lory y Conor no vivían con él, los tres solían reunirse de vez en cuando para verse. Eran constantes los viajes del niño y su madre o del padre de Italia al Reino Unido y viceversa. 

El 19 de marzo 1991, la músico y el pequeño habían tenido un paseo familiar en un circo de Nueva york. Para tal ocasión, el artista había rentado un departamento en el piso 53 de un edificio para la mujer y el menor de edad. Cuando entregó al niño a su madre, prometió ir por ambos al día siguiente para pasar el día juntos en el zoológico de Central Park

"Lo pasaron realmente bien. Cuando Eric regresó, me miró y me dijo que por fin entendía lo que significaba tener un hijo y ser padre. Estaba muy feliz. Era la primera vez que Eric había pasado unas horas a solas con nuestro hijo. Conor, por su parte, estaba muy emocionado por el día tan maravilloso que había pasado con su padre", narró Lory en una entrevista.

Ocurrió la tragedia

La mañana del 20 de marzo de 1991, Lory se metió a bañar, por lo que Conor se quedó sin supervisión dentro del departamento. El niño jugaba por todo el lugar mientras esperaba a su padre mientras jugaba a las escondidas con su niñera

Mientras esto ocurría, el conserje del edificio limpiaba los ventanales del apartamento. Durante el juego, el hijo de la modelo y el cantante no se percató de que no había ningún cristal que lo sostuviera y al querer recargarse en él, cayó directo al suelo. 

"Entonces vi la ventana abierta y comprendí lo que acababa de ocurrir. Sentí que me quedaba sin fuerza y me desmayé", asegura Lory.

La mujer llamó inmediatamente a Clapton, quien fue de inmediato al lugar, pero tuvo que trasladarse con él al hospital. En ese momento, asegura el artista en el documental "El patrón del blues", se despidió de su hijo y perdió cualquier fe que tuviera. 

El legado de Conor

Eric decidió no volver al alcohol o a las drogas y durante el duelo que vivió se dedicó a escribir algunas estrofas para despedirse de Conor. En la composición estuvo involucrado. Nueve meses después, terminaron la canción. 

Ese mismo año se estrenó la película "Rush", la cual trataba sobre un par de policías que se incursionaban en una investigación en contra de un grupo criminal. 

Resultado de esto fue que en 1993 se le otorgara tres premios Grammy como "Canción del año", "Grabación del año" y "Mejor interpretación vocal pop masculina". 

El artista decidió incluir esta pieza en uno de sus discos. La revista "Rolling Stone" la colocó en el número 353 de las 500 mejores canciones de todos los tiempos. 

No ha habido ningún concierto desde entonces en el que Clapton haya omitido esta pieza en alguno de sus conciertos, lo cual ha permitido que el legado de Conor siga vigente en la música. 

 

 

 


Compartir