Muere Flor Silvestre, abuela de Ángela Aguilar, a los 90 años

Hasta el momento no se han dado a conocer las causas del fallecimiento de la madre de Pepe Aguilar.

Muere Flor Silvestre, abuela de Ángela Aguilar, a los 90 años
Fue cantante y actriz en la época de oro del cine mexicano. Foto: Instagram

Este miércoles 25 de noviembre murió la cantante y actriz Flor Silvestre a los 90 años de edad. Así lo confirmó el periodista de espectáculos Alex Kaffie en su cuenta de Instagram. 

Quien fuera esposa de Antonio Aguilar, es madre de Pepe Aguilar, y por ende abuela de la famosa cantante de música ranchera Ángela Aguilar. 

Hasta el momento no se han dado a conocer las causas de su fallecimiento, ni la familia ha expresado mensaje por la noticia.  Su nombre completo era Guillermina Jimenez Chaboya. 

La actriz y cantante logró fama durante la época de oro del cine mexicano. Estuvo casada en tres ocasiones en lo que procreó a cinco hijos: Dalia Inés (de su primer matrimonio), Marcela Rubiales y Francisco Rubiales (de su relación con Paco Malgesto) y Antonio y Pepe Aguilar (de su casamiento con don Antonio Aguilar).

Fue una gran figura del cine mexicano

Flor Silvestre fue una estrella de la música regional mexicana, lo mismo que del cine. Tras su carrera se mudó a Zacatecas donde pasó hasta el último día de vida; de acuerdo con información publicada por Televisa, murió en el rancho de la familia Aguilar en ese estado. 

Trascendió que estuvo acompañada de su familia en todo momento y que sus restos serán colocados junto a los de su esposo Antonio Aguilar. 

Le sobreviven tres hermanos:  María de la Luz Jimenez Chaboya, Enriqueta Jiménez la 'Prieta Linda' Chaboya y Arturo Jiménez Chaboya.

angela aguilar y flor silvestre
Abuela y nieta son muy parecidas. Foto: Especial

Reconocida por su interpretación de Cielo Rojo

La cantante es reconocida por su privilegiada voz y por la magnífica interpretación del tema Cielo Rojo, mismo que su nieta ha cantado con maestría mostrando que heredó el talento familiar de sus abuelos Flor Silvestre y Antonio Aguilar.

 


Compartir