INAH

Arqueólogos del INAH afianzan edificio de Cacaxtla

La novena temporada de trabajo en el gran basamento consolidó el costado surponiente del conjunto

CULTURA

·
OBRAS. Materiales como lodos, arenas y tepetates se utilizan en las labores. Foto: Cortesía INAH

Casi una década después de iniciadas las labores, arqueólogos del INAH concluyeron la novena temporada de consolidación del Gran Basamento de la Zona Arqueológica de Cacaxtla, en Tlaxcala.

A cargo de la arqueóloga Laura Ledesma, titular del Proyecto de Investigación, Conservación y Restauración Integral del Gran Basamento de Cacaxtla, el trabajo consolidó el costado surponiente del edificio, que en los años 70 recibió el nombre de Conjunto 2.

A partir de la estructura y otras que ahí se conservan, Cacaxtla ejerció un protagonismo regional hacia el periodo Epiclásico mesoamericano (650 - 800 d.C.), época de grandes cambios causados por la caída del cogobierno de Teotihuacan y el alzamiento de nuevos sitios de poder económico y político.

En el siglo pasado, señaló, "se intervino el Gran Basamento, sin embargo, se hizo con plásticos, cementos y otros materiales no propios de la fábrica original del inmueble, compuesta mayormente de elementos terrosos”.

Adicionalmente, se recuperan volúmenes en los muros del edificio para completar su estabilización.

CAR