ARQUITECTURA

Arquitectura sin decoración: Francisco González Pulido

El proyectista mexicano, quien diseñó el aeropuerto de Santa Lucía, exhibe algunos proyectos que ha realizado en 30 años de trabajo

El proyectista mexicano, quien diseñó el aeropuerto de Santa Lucía, exhibe algunos proyectos que ha realizado en 30 años de trabajo
Escrito en CULTURA el

“Yo no creo en la decoración”, dice Francisco González Pulido (CDMX, 1970). Él es, nada más y nada menos, el arquitecto del Aeropuerto Internacional Felipe Ángeles en Santa Lucía, pero también del estadio de béisbol de los Diablos Rojos Alfredo Harp Helu y de decenas de proyectos en el mundo: corporativos, aeropuertos y rascacielos de EU, Europa, Asia y Medio Oriente.

Tres de sus cinco décadas de vida, las ha dedicado a la arquitectura y hoy, esta en la cúspide internacional de la disciplina. Una parte de su trabajo se exhibe en “30 años, 30 historias, 30 proyectos”, que hasta el 21 de septiembre, alberga el Museo Metropolitano de Monterrey. “Esto -advierte- es apenas el inicio, espero cumplir 30 años más en la arquitectura, de menos”.

Con su despacho FGP Atelier, y antes con su “aliado y socio” el alemán, Helmut Jahn, González Pulido define su obra “como la búsqueda de la belleza de lo funcional”, y afirma que con cada proyecto siempre “empiezo resolviendo problemas”, con un “método muy científico” que le permite comprender temas como el viento, el suelo, el programa, la cultura del lugar, el entorno, etc., y así poner a interactuar a todas las fuerzas que intervienen a la hora de proyectar una obra.

Así ha trabajado para Santa Lucía: “Me planteé hacerlo sencillo, funcional, eficiente, sostenible, accesible y la austeridad que tiene, es esa belleza de lo funcional que representa mi trabajo, eso fue lo que soñé y es lo que hice”.

El proyecto de Santa Lucía lo entregó en mayo de 2020 y afirma que no ha regresado a la obra -“no sé qué están construyendo”-, pero compara su  concepto con el diseño de autos: “Hay arquitectos que hacen Rolls Royce y otros que hacen Fórmula 1, yo prefiero este último porque tiene lo que se necesita y eso lo hace hermoso: es eficiente, veloz, inteligente, dinámico, innovador”.

Santa Lucía es al final, un pequeño proyecto para el arquitecto que resolvió un aeropuerto como el de Tailandia, de dos kilómetros de longitud o que construye una torre de 320 metros de altura, en Guangzhou, China, después de competir con Steven Holl y Bernard Tschumi: “Es muy importante llevar a mi país a estos lugares, llegar con una arquitectura que no es mexicana, porque no lo es, pero que está hecha por un mexicano”, remata.

ELEMENTOS

  • González Pulido egresó como arquitecto del Tec de Monterrey 
  • En 1999 se une a la firma Murphy/Jahn Architects con sede en Chicago
  • En 2017 funda FGP Atelier, con el que ha hecho sus últimas obras

FRASE

"No creo en doblar una servilleta y decir que eso es un edificio, si tiene una forma muy radical tiene que haber una razón".

Por Luis Carlos Sánchez

dza