OZZY OSBOURNE

Ozzy Osbourne: El ÁLBUM que lo colocó como la máxima FIGURA del HEAVY METAL tras su salida de BLACK SABBATH

El primer álbum en solitario de Ozzy Osbourne es un trallazo enérgico

El 'Príncipe de las Tinieblas'. Foto: Especial.
Escrito en CULTURA el

Lo mejor que le pudo pasar a Ozzy Osbourne después de haber sido despedido de Black Sabbath fue toparse con Randy Rhoads, ex guitarrista de Quiet Riot. Rhoads animó al cantante a seguir una carrera en solitario. Pronto, Bob Daisley, ex bajista de Rainbow, se unió y los tres comenzaron a grabar los demos para «Blizzard Of Ozz».  

El primer álbum en solitario de Osbourne es un trallazo enérgico. «I Don't Know» abre con maestría. Una proclama positiva que pronto se convirtió en uno de los himnos del 'Príncipe de las Tinieblas'. Mención aparte merece el trabajo de Lee Kerslake, baterista que llegó para completar la alineación.

El padrino del heavy metal

Las tinieblas fueron la inspiración para «Suicide Solution», escrita en menoria de Bon Scott, vocalista de AC/DC, quien falleció por los excesos del alcohol. Ozzy fue demandado por los padres de un joven estadounidense que se quitó la vida después de oír la canción en 1984. Al final, tanto Osbourne como CBS Records fueron absueltos.

También hay espacio para el homenaje a Black Sabbath en «Goodbye To Romance».

«Blizzard Of Ozz» contiene los dos himnos definitivos de la carrera en solitario de Ozzy: «Crazy Train» y «Mr Crowley». Ambas canciones fueron publicadas como sencillos. La primera es el sonido insignia de Osbourne, interpretada con su característica sinceridad, mientras que la segunda canción esta basada en los libros del escritor esotérico Ailester Crowley.

Un amargo desenlace

«Blizzard Of Ozz» fue un éxito rotundo. El grupo grabó «Diary Of A Madman» un año después. Por desgracia, tuvo un final agrio. Randy Rhoads perdió la vida en un accidente aéreo en 1982, mientras que Daisley y Kerslake demandaron a Osbourne por falta de regalías, obligando una separación definitiva. 

Sin embargo, el álbum revitalizó la carrera de Ozzy, convirtiéndolo en una de las figuras más emblemáticas del Heavy Metal durante los ochenta. Por su parte, la Rolling Stone situó a «Blizzard Of Ozz» a la novena posición dentro de los 100 mejores álbumes de Metal en la historia.

Por RODRIGO CASTILLO.