'Bitches Brew', la magna obra de MILES DAVIS que revolucionó al JAZZ y de paso redefinió al ROCK

Davis decidió acentuar la presencia de la guitarra y los teclados en sus canciones alejándose de la tradición del jazz y apostando más a un sonido rockero que se basaba en las improvisaciones

'Bitches Brew', la magna obra de MILES DAVIS que revolucionó al JAZZ y de paso redefinió al ROCK
La figura más emblemática del Jazz. Foto: Especial.

Miles Davis continuó su experimentación eléctrica en «Bitches Brew (Columbia, 1970)» que previamente le habían dado excelentes comentarios en «In A Silent Way (Columbia, 1969)».

Las sesiones de grabación comenzaron el 18 de agosto de 1969, a unas horas de que el Festival de Woodstock concluyera. Davis decidió acentuar la presencia de la guitarra y los teclados en sus canciones alejándose de la tradición del jazz y apostando más a un sonido rockero que se basaba en las improvisaciones.

Es un álbum de otro planeta.

La densidad musical se acerca a lo sinfónico. En su momento hay tres teclados (interpretados por Chick Corea, Joe Zawinul y Larry Young), lo que otorga un sonido disonante. Mientras que los bajistas Ron Carter y Dave Holland se mezclan de manera vibrante con el barítono de Benny Maupin, todo esto coronado por tres juegos de percusiones que hipnotizan con su sólido sonido.

Por su parte, el guitarrista John McLaughlin siguió el consejo de Miles: “toca el instrumento como si no supieras hacerlo” y el saxofonista Wayne Shorter acompaña el caos con el alto soprano. Todo esto alzado con la trompeta con sordina de Miles Davis.

Obra maestra

«Bitches Brew» fue grabado con improvisación libre, aunque también recibió influencias del jazz tradicional. Es reconocido como el progenitor del jazz-rock, así como una gran influencia para el funk.

El álbum fue entregado junto con una portada surrealista obra del pintor alemán Mati Klarwein. «Bitches Brew» fue recibido con críticas divididas pero le entregó a Miles Davis la corona como el rey del jazz.

Surreal.
Foto: Especial.

Por RODRIGO CASTILLO.


Compartir