Así fue la TRÁGICA vida de Virginia Woolf, precursora del FEMINISMO internacional

Se le redescubrió  en la década de los 70  gracias a ese mismo ensayo, uno de los textos más citados del feminismo  en donde se expone las dificultades de las mujeres en su tiempo

Así fue la TRÁGICA vida de Virginia Woolf, precursora del FEMINISMO internacional
Virginia Woolf tuvo constantes episodios de depresión a lo largo de su vida. Foto: Especial

Adeline Virginia Stephen, mejor conocida como Virginia Woolf fue una prolífica escritora británica, autora de novelas, cuentos, obras de teatro y demás obras literarias. Es considerada una de las más destacadas figuras vanguardistas del modernismo anglosajón del siglo XX y también por supuesto del feminismo internacional. 

Durante el período de entreguerras, Woolf fue una figura significativa en la sociedad literaria de Londres y miembro del grupo de Bloomsbury. Sus obras más famosas incluyen las novelas La señora Dalloway (1925), Al faro (1927), Orlando: una biografía (1928), Las olas (1931), y su breve ensayo Una habitación propia (1929), con su famosa sentencia "Una mujer debe tener dinero y una habitación propia si va a escribir ficción".

Se le redescubrió  en la década de los 70  gracias a ese mismo ensayo, uno de los textos más citados del feminismo  en donde se expone las dificultades de las mujeres en su tiempo. 

Virginia Woolf nació en Londres un 25 de enero de 1882.

Su padre era el novelista, historiador, ensayista, biógrafo y montañero sir Leslie Stephen.6​ Su madre, Julia Prinsep Jackson, había nacido en la India, residencia que más tarde abandonó con su madre para trasladarse a Inglaterra, donde trabajó de modelo para los pintores prerrafaelitas como Edward Burne-Jones.

Nostalgia

De acuerdo con la propia Woolf, sus recuerdos más vívidos de la infancia no fueron de Londres sino de St Ives en Cornualles, donde la familia pasó sus vacaciones de verano entre 1882 y 1894. La casa de veraneo de los Stephen, «Talland House», tenía vistas a la playa de Porthminster y al faro de Godrevy. (Todavía se alza en el mismo lugar, aunque en cierta medida alterada.) Recuerdos de esas vacaciones familiares e impresiones del paisaje (especialmente del faro de Godrevy) impregnaron la ficción que Woolf escribió en años posteriores, principalmente en Al faro.

Virginia padeció la primera de sus depresiones tras la repentina muerte de su madre, el 5 de mayo de 1895, a los escasos 13 años de edad. 

Más tarde, la muerte de su padre por cáncer en 1905 provocó un ataque alarmante en ella, por lo que fue brevemente ingresada a un psiquiátrico. 

Sus crisis nerviosas y posteriores períodos recurrentes de depresión, según han sugerido los modernos eruditos (incluido su sobrino y biógrafo, Quentin Bell), estuvieron también influidos por los abusos sexuales que ella y su hermana Vanessa padecieron a manos de sus medio hermanos George y Gerald Duckworth (los cuales Woolf recordó en sus ensayos autobiográficos A Sketch of the Past y 22 Hyde Park Gate).

Woolf comenzó a escribir profesionalmente en 1905, inicialmente para el Times Literary Supplement con una pieza de periodismo sobre Haworth, hogar de la familia Brontë.17​ Su primera novela, Fin de viaje, fue publicada en 1915 por la editorial de su medio hermano, Gerald Duckworth and Company Ltd. En esta novela, como en Noche y día, la escritora ya se muestra dispuesta a romper los esquemas narrativos precedentes, pero apenas mereció consideración por parte de la crítica. Solo tras la publicación de La señora Dalloway Al faro los críticos comenzaron a elogiar su originalidad literaria. En estas obras llaman ya la atención la maestría técnica y el afán experimental de la autora, quien introducía además en la prosa novelística un estilo y unas imágenes hasta entonces más propios de la poesía.

Muerte

Durante toda su vida, Virginia sufrió una enfermedad mental hoy conocida como trastorno bipolar. Después de acabar el manuscrito de su última novela (publicada póstumamente), Entre actos, Woolf padeció una depresión parecida a la que había tenido anteriormente. El estallido de la Segunda Guerra Mundial, la destrucción de su casa de Londres durante el Blitz y la fría acogida que tuvo su biografía sobre su amigo Roger Fry empeoraron su condición hasta que se vio incapaz de trabajar.

El 28 de marzo de 1941 Woolf se suicidó. Se puso su abrigo, llenó sus bolsillos con piedras y se lanzó al río Ouse cerca de su hogar, donde se ahogó.

Descubre qué leer en El Podcast Literario


Compartir