Ellos son los genios detrás de la música del CARRITO DE HELADOS: VIDEOS

Alley Cat ganó un Grammy por mejor instrumental, vendió un millón de copias, fue galardonada con un  disco de oro y actualmente suena en muchos carritos de helado de México y quizá en algunos lugares del mundo

Ellos son los genios detrás de la música del CARRITO DE HELADOS: VIDEOS
MÚSICA. El carrito de helados carga con genios y no lo sabías. Foto: Cuartoscuro

El confinamiento por la pandemia de Covid-19 ha traído consigo diferentes fenómenos. Entre ellos, la filtración de sonidos callejeros mientras estamos en alguna junta de trabajo, clase o simplemente alguna charla importante con la familia, para los que no hemos podido ir a casa a verles.  

La entrada de estos sonidos pueden romper toda la seriedad o tensión en cualquiera de los escenarios anteriormente descritos, muchas veces es el señor de los tamales, el vendedor de camotes y el que casi todos amamos: La música del carrito de helados, esa que suena así esté uno en el lugar más remoto de México e invariablemente al oírla sabemos que se trata de alguien vendiendo helados. 

Pero, ¿De dónde salieron?, ¿Quién las compuso?, ¿Las escribieron pensando en vender helados? La respuesta es: ¡No!, pero aunque no lo creas, detrás de estas clásicas canciones de helados, están 2 compositores muy talentosos y famosos. Uno de ellos es Giusseppe Verdi, el compositor italiano y romántico del siglo XIX y el otro Bent Fabric

Música con historia

Resulta que la primera canción que escuchamos cuando va llegando el carrito de helados por nuestra calle o colonia, es en realidad un fragmento instrumental extraído de la ópera llamada Il Trovatore, de Giusseppe Verdi, específicamente en la escena de los soldados cantando Or co' dadi ma fra poco. Es el coro de los soldados preparándose a luchar con todas las ganas del mundo.

 La segunda, esa que nos hace bailar, se llama Chicken Feed y pertenece al compositor y músico danés Bent Fabric, un músico que fundó una orquesta de Jazz después de la Segunda Guerra Mundial y en 1963 sacó el sencillo con el nombre de esta canción y alcanzó  la posición 63 de los Billboard en Estados Unidos

Por último, la tercera pieza y la más famosa de estas tres, pertenece también a Bent Fabric. Se llama Alley Cat (Gato callejero), surgió como parte de un número musical instrumental llamado Omkring et Flygel (Alrededor de un piano) en Dinamarca alcanzando un éxito rotundo. La canción fue retomada y lanzada como Alley Cat  por  Atco Records y al siguiente año fue el número uno de las listas de popularidad en Australia, la cuarenta y nueve en Alemania y ocupó el número dos en las de Estados Unidos. 

Alley Cat ganó un Grammy por mejor instrumental, vendió un millón de copias, fue galardonada con un  disco de oro y actualmente suena en muchos carritos de helado de México y quizá en algunos lugares del mundo. Así las cosas. Nadie sabe para quién trabaja.

 

Las mejores recomendaciones de libros están en El Podcast Literario


Compartir