DULCEROS EXIGEN LES COMPREN

¿No le vengo a robar? "Dulceros" amedrentan a pasajeros y exigen que les compren: VIDEO

En la grabación que ha sido ampliamente difundida en redes sociales se escucha a los “comerciantes” que prefieren hacer dicha acción que andar “robando”

TENDENCIAS

·
Ante la negativa de los pasajeros para comprar el producto, los 'vendedores' cambiaron su tono por uno más amenazante. FOTO: ESPECIAL

Por medio de redes sociales se ha vuelto viral una grabación que muestra una situación que suele ser muy cotidiana en el transporte público del Valle de México, se trata de la venta de productos en el transporte público; sin embargo, esta ocasión ha llamado la atención la forma de “exigencia” en que estos dos sujetos promocionan sus dulces.

Así en el material audiovisual se puede apreciar como estos “dulceros” prácticamente obligan a los pasajeros a que les compren su mercancía, o en caso contrario podrían robarlos.

Cabe señalar que esta grabación fue obtenida a bordo de una combi del transporte público en el municipio de Cuautitlán, Estado de México, donde los sujetos vestidos pantalón de mezclilla, gorras y playeras de rayas abordan la unidad para “vender” dulces.

Gracias a la cámara de seguridad instalada en la unidad, se ve cómo los sujetos exigen por su producto un precio “exorbitante” por su producto, al dar dos chicles por diez pesos. Mientras uno de los vendedores se queda parado en medio de la unidad; el segundo sujeto se sienta en la parte de atrás de la unidad y “amenaza” a los pasajeros diciéndoles que prefiero hacer eso a robarles.

“Mi gente el día de hoy se prefiere hacer esto que andar robando (...) vamos con el apoyo, la oportunidad, mi gente”, se escucha decir al sujeto, pero ante la negativa de los pasajeros, el hombre cambia su tono por uno más amenazante.

“Si quieren avanzar, vamos a avanzar pa’ pronto. Fácil y sencillo. A ver dos por diez, mija, dos por diez mi rey, tú igual, tú igual, todos van a cooperar, eh”, agregó hasta el punto de decir que si lo iban a apoyar si o no, dando a entender que de no hacerlo serían robados.

Debido a la amenaza los pasajeros en su mayoría mujeres, se vieron obligadas a comprar los chicles aunque no quisieran; situación que fue denunciada en redes sociales para que las autoridades tomen cartas en el asunto.