LADY DI

A 40 años de la "boda del siglo": la historia del príncipe Carlos y Lady Di hasta su TRÁGICO final

La boda real tuvo lugar un 29 de julio de 1981, pero muy pronto ese "cuento de hadas" terminaría en tragedia. Conoce esta historia de infidelidades y hasta teorías conspirativas

TENDENCIAS

·
Cuatro décadas han pasado desde la llamada 'boda del siglo'. Foto: Especial

Cuatro décadas han pasado desde la llamada "boda del siglo" entre la princesa Diana o Lady Di, y el príncipe Carlos. La boda real fue un importante evento en aquel entonces, pero muy pronto ese "cuento de hadas" terminaría en tragedia...

Para empezar, ¿cómo se conocieron Lady Di y Carlos? Luego de muchas citas rechazadas, "Diana cayó rendida a los pies de Carlos. Al cabo de solo 12 encuentros, la pareja anunció su precipitado compromiso. Ella, con apenas 20 años. Él, con 33", reporta Infobae sobre los comienzos de esta pareja.

Posteriormente, en junio de 1982, Diana dio a luz a su primer hijo, Guillermo, y dos años después nació Enrique. 

De acuerdo con Vogue, la boda tuvo lugar un 29 de julio de 1981 e incluyó a 3 mil 500 invitados, cuatro coros, seis clérigos oficiantes, una soprano de talla mundial y una gran orquesta formada por tres de las cuales el Príncipe de Gales era mecenas. Además, una docena de trompetistas tocaron en la Catedral de San Pablo. Mientras tanto, 750 millones de personas presenciaban el magno evento. 

Y no sólo se trató de la boda, el mismo portal indica que durante la semana de la ceremonia real, hubo todo un maratón social de celebraciones: picnics, fiestas en la piscina y fiestas en diversos clubes de Inglaterra. "La familia real estaba en el punto más alto de la moda y la vida social", apunta Vogue. 

No todo era miel sobre hojuelas...

A pesar de la mágica boda, la relación entre Diana y Carlos era un verdadero tormento. Detrás de su aparente relación perfecta, se escondía una triste historia de traición y desengaño. 

Durante una entrevista televisada que hizo oficial el compromiso, una periodista británica le cuestionó a Carlos si estaba enamorado, pero él dio una respuesta un tanto decepcionante para alguien que está a punto de casarse: "Todo depende de lo que se llame estar enamorado", contestó. 

El príncipe Carlos seguía enamorado de su amor de juventud, Camilla Parker Bowles, a la que Diana apodaba "Rottweiler". Medios reportan que los encuentros entre los amantes eran cada vez más frecuentes y Diana estaba consciente de ello, por lo que su único refugio eran sus hijos y las causas humanitarias. 

En una reveladora entrevista de 1995 para la BBC, la princesa de Gales sorprendió al mundo con sus declaraciones, pues no sólo admitió estar al tanto de las infidelidades de su marido y de las propias, también destacó el constante acoso por parte de la prensa, y confesó todo sobre sus trastornos alimentarios y autolesiones.

La relación entre ambos pronto se convirtió en caótica, con infidelidades y venganzas a través la prensa, y finalmente en 1996, llegó el inminente divorcio. Fue entonces cuando Carlos comenzó a mostrarse en público con Camila. 

El trágico final...

Lady Di falleció el 31 de agosto de 1997, cuando tenía solo 36 años de edad, durante un choque en un túnel cercano al puente de Almá, en Paris. Cuando tuvo lugar el trágico suceso, Diana se encontraba junto a su nuevo amor, el rico heredero egipcio Dodi Al-Fayed, lo cual conmocionó al mundo.

De acuerdo con algunos reportes, durante el impacto la princesa no tuvo ninguna lesión física externa, y los servicios de emergencia relatan que se encontraba solamente en shock, cuando ellos arribaron. Fue minutos después cuando ella falleció.

Las teorías conspirativas

Una de las fuertes teorías sobre la muerte de Lady Di es que la reina Isabel II ordenó matar a la princesa, en colaboración con el servicio de inteligencia británica, para eliminarla ya que ella estaba por casarse con un musulmán, situación que era impensable.

De concretarse el matrimonio con Dodi Al-Fayed dejaría en vergüenza a la corona británica, además de que un musulmán se convertiría en el padrastro de los pequeños príncipes Guillermo y Harry, algo totalmente inaceptable para los monarcas, aunque esta teoría jamás ha podido comprobarse.

Todo apunta a que el fatal accidente fue provocado por una persecución por parte de paparazzis contra el Mercedes Benz en el que viajaba la princesa y su novio, lo cual provocó que el chofer manejara a toda velocidad y perdiera el control. La autopsia practicada al chofer indicaba que tenía altos grados de alcohol en la sangre.