Generación Z: ¿Por qué se consideran de cristal? ¿quiénes son realmente?

¿Alguna vez escuchaste “las nuevas generaciones se ofenden de cualquier cosa, son muy frágiles, son de cristal”? Si te ha pasado seguro que fue molesto, aunque, ¿estás seguro que no lo somos?

Generación Z: ¿Por qué se consideran de cristal? ¿quiénes son realmente?

Según datos de Pew Research Center, la generación Z está integrada por personas que nacieron entre los años 1997 y 2012, además, en el estudio “Millennials & Centennials Primer” realizado por Bank of America & Merrill Lynch, se menciona que representa el 32% de la población mundial. He aquí la importancia de conocer más sobre la generación Z, debido a que estamos tomando gran relevancia en el mundo. En ese sentido, es necesario saber lo que realmente somos y lo que esperamos de los líderes de hoy, desmintiendo algunas etiquetas impuestas hacia dicha generación.

Hay algunas ideas clave sobre la generación Z que me gustaría compartir: 

La primera es que sí somos la generación de cristal, porque más transparentes que nosotros…complicado. Estamos alzando la voz para que los errores del pasado no se sigan repitiendo, Jayathma Wickramanayake, enviada del Secretario General para la Juventud de la ONU señala en su artículo Los jóvenes marcan el camino hacia un mundo más conectado y sostenible, que “los jóvenes ya están liderando el cambio en el mundo actual, fomentando el desarrollo y abriendo caminos hacia nuevas posibilidades de compromiso y conectividad en todo el planeta” En ese sentido, no somos débiles, somos una generación que rompe con lo que está mal, que revoluciona e innova en diversos temas económicos, políticos y sociales como ella lo menciona.

Ejemplos como Greta Thunberg, una joven de 16 años, que lucha contra el cambio climático, haciendo un llamado a todo el mundo para cuidar nuestro planeta; Marcus Rashford, un futbolista inglés de 23 años, que encabeza una campaña para que ningún niño se quede sin comer en Inglaterra, condecorado como Miembro de la Orden del Imperio Británico por la ayuda a más de un millón 300 mil niños  y por supuesto, Malala Yousafzai, la activista de 23 años que ganó un Premio Nobel de la Paz por su lucha a favor de los derechos de las mujeres.

Líderes del mundo

Así podríamos poner un sinfín de ejemplos, en donde se demuestra que la generación Z es de retadores, valientes, atrevidos y empáticos, así que, si quieren llamar a la generación Z como generación de cristal, está bien, pero que no sea por débiles, sino porque somos transparentes en nuestros valores, porque no permitimos que se repita lo que se hacía mal en el pasado, porque no nos conformamos y porque luchamos por hacer un mundo mejor.

Frente a ello valdría la pena cuestionarse -¿qué esperamos de nuestros líderes de hoy?, una pregunta que seguramente muchos de mi generación nos hemos hecho, que puede ser tan compleja y extensa pero que a mi parecer se resumen en los siguientes puntos.

Según John Maxwell, escritor y experto en temas de liderazgo, el líder es “aquel que influye de manera positiva en sus seguidores, ayudándolos a mejorar sus aptitudes y capacidades” En este contexto, como generación esperamos que nuestros líderes sean guías para nosotros, que con sus acciones, ideas y propuestas nos ayuden a crecer de manera personal, profesional y generacional. 

No queremos que nos den las cosas hechas, sino que nos reten, que pongan a prueba nuestras habilidades, que nos aconsejen sobre todas las oportunidades que tendremos, que nos dejen equivocarnos y aprender de eso, sin duda, los que somos de esta generación, queremos que nuestros líderes nos ayuden a potenciar nuestras habilidades para crecer con el día a día, queremos lideres con mayor sentido humano.

La generación Z, mi generación, tiene muchas cualidades, falta un largo camino por recorrer, cosas por mejorar, pero, a través de estas líneas, invito a todas las personas de las otras generaciones (Baby Boomers, generación X, millennials, etc), a colaborar y aprovechar lo mejor de cada uno de nosotros, a tener apertura para escucharnos, para que con esta interacción efectiva todos construyamos una mejor sociedad para las futuras generaciones. 

Carlos Llano, quien fue uno de los intelectuales más reconocidos de México, mencionó “No veo mal alentar la competitividad entre los empleados (y los estudiantes), pero veo mejor no solo alentar sino empujar, hasta físicamente, la necesidad de colaboración por encima de la competencia” La colaboración es la clave para cambiar a nuestra sociedad, la clave para un mundo mejor.

mgm


Compartir