¿Es verdad qué se puede morir de un susto? Aquí te contamos los detalles

Expertos aseguran que un gran susto, una excitación extrema, o un enorme disgusto, provocan la muerte

¿Es verdad qué se puede morir de un susto? Aquí te contamos los detalles
Morir de susto. FOTO: Pixabay

Muchos se han cuestionado si es cierto que un susto puede provocar la muerte, algunos especulan que esos niveles de sentirse en peligro pueden provocar reacciones en el corazón que pueden derivar en la muerte, sin embargo, la pregunta sigue al aire dejando a muchos con la duda no sólo si es verdad sino el por qué pasaría esto. Es por ello que nos dimos a la tarea de conocer más sobre el tema.

De acuerdo con los expertos aunque es algo poco frecuente es cierto que una persona puede moriré por un susto, de hecho la Fundación Española del Corazón (FEC), asegura que un gran susto, una excitación extrema, o un enorme disgusto, provocan la muerte debido a que el susto o la excitación extrema desencadenan la liberación de muchas sustancias de estrés a la sangre, lo cual que pueden dañar al corazón e incluso generar miocaridiopatías que es muy similar a un infarto.

Miocardiopatía

Esta se puede presentar en los pacientes en forma de dolor en el tórax, hasta en un 30 por ciento puede haber insuficiencia cardiaca que produce una sensación de ahogo, incluso hasta en un 10 por ciento se presentan cuadros de shock cardiogénico que son de una hipotensión severa y grave.

 Además del dolor torácico se presenta una disminución transitoria de la potencia del corazón, lo cual lo deja como atontado, así la fuerza contráctil del órgano es pequeña y se asocia con el fallecimiento del paciente.

El doctor Ángel Moya, de la Unidad de Electrofisiología y Arritmias del Servicio de Cardiología del Hospital Universitari Dexeus de Barcelona, manifestó que, ante un susto muy fuerte o cualquier situación que detone el estrés, provoca en nuestro corazón una descarga de sustancias que pasan al torrente sanguíneo, como lo hace la adrenalina o la dopamina, lo cual a su vez propicia un aumento de la frecuencia cardíaca y la presión arterial.

pgh


Compartir