¿Qué es la computación sostenible y qué materiales prohíbe que se usen?

Tu PC o laptop contamina más de lo que piensas

¿Qué es la computación sostenible y qué materiales prohíbe que se usen?

Hasta antes del 2006, las computadoras eran creadas con materiales como retardantes de flama bromados (BFR) y con plástico policloruro de vinilo, mejor conocido como PVC, lo que implicaba un alto nivel de contaminación al medio ambiente cuando las PC dejaban de funcionar y/o eran desechadas. Por lo que la Unión Europea (UE) prohibió el total uso de estos materiales, junto con otros más como: contienen plomo (0.1%), mercurio (0.1%), cadmio (0.1%), cromo hexavalente (0.1%), bifenilos polibrominados (PBB) (0.1%) y éteres de difenilo polibromado (PBDE) (0.1%) siempre y cuando superen las cantidades superiores a las indicadas.

De igual forma, empresas dedicadas al mercado de cómputo se comprometieron en la eliminación de estos materiales, compañías como Dell, Kingston, Toshiba, entre otras, acordaron mejorar sus políticas del ambiente en favor de la salud.

Por otro lado, en los Estados Unidos (EU) los desechos generados a partir de electrónicos, son reciclados y procesados. En China se destruyen y en Japón se tomaron medidas similares a las de Europa.

Sin embargo, en México y otros países en vías de desarrollo, no existe una cultura de reciclaje o la suficiente información y difusión sobre la misma, por otro lado, existe un desinterés por parte de las autoridades, lo que lleva a una acumulación de residuos tóxicos y altamente contaminantes. Ante este hecho, muchas personas han señalado que las empresas deberían responsabilizarse de estos desechos y residuos o, en el mejor de los casos, crear computadoras y dispositivos electrónicos menos contaminantes, por ende, el desarrollo de la “computación sostenible” ha tomado fuerza entre las diferentes marcas desarrolladoras de tecnología computacional.

Computación sostenible

La “computación (o informática) sostenible” es, básicamente, hacer más ecológico el desarrollo de tecnología computacional. Por eso, ya son muchas empresas que actualmente llevan el cuidado del ambiente como marca empresarial, sin embargo, la marca japonesa Toshiba fue de las pioneras en iniciar un régimen de “computación sostenible”, pues desde hace más de 20 años la compañía creó un ordenador ecológico, el cual está construido con circuitos carentes de halógenos y antimonio. 

Por su parte, su homónima, Dell, retiró materiales y componentes tóxicos de sus ordenadores, esta política ambiental se inició en el 2009 y, hasta la fecha sigue vigente. 

De igual forma, las empresas Samsung y Kingston decidieron hace muchos años retirar de sus productos el uso de plomo y de mercurio e, incluso, las compañías optaron por desarrollar tecnologías verdes, como en el caso de Samsung, donde desarrolló un monitor capaz de purificar el aire.

No solo son los componentes, también las emisiones

Además de los componentes que pueden generar altos niveles de contaminación, las computadoras también generan CO2, pues de acuerdo a la Comisión Europea (CE),  al mantenerse encendidas emiten un rango de 52 y 234 gramos equivalentes de CO2

Al mismo tiempo, la Agencia de Medio Ambiente francesa (ADEME) informó que una laptop contamina hasta un 80% menos que un ordenador de escritorio.

¿Cuánto contaminamos y cómo dejar de hacerlo?

De acuerdo a cálculos de la CE y ADEME, mientras laboramos podemos emitir hasta 180 kg de CO2 anuales, lo que equivaldría a 1,000 km de recorrido en coche. Lo que supone un alto porcentaje de contaminación pues somos millones de personas las que utilizamos computadoras durante horas y horas, ya sea para estudiar, trabajar o entretenernos.

El Departamento de Energía de EU emitió una serie de recomendaciones para disminuir nuestro impacto en la producción de CO2

  • Apaga el monitor si te vas a tomar un descanso
  • Guarda tus archivos y apaga la PC si vas a demorar en volver a trabajar o estudiar
  • Utiliza reguladores de energía para conectar tus dispositivos
  • Si no estás utilizando tu ordenador, desconéctalo
  • Evita poner tu PC en “stand by”

De igual forma, la ADEME recomienda comprar o adquirir equipos que contengan la etiqueta europea Ecolabel, así como el certificado “Energy Star” de la Agencia de Protección Ambiental de EU.

da


Compartir