LA CAÍDA DURÓ MÁS DE 7 HORAS

Así funciona el protocolo BGP, causa de la falla en Facebook, Instagram y WhatsApp

Un fallo del protocolo BGP fue el causante de la caída de las tres redes sociales, durante la mañana de ayer

TECNOLOGÍA

·
¿Qué provocó la caída de las tres redes sociales de Facebook? FOTO: Reuters

Ayer, alrededor de las 10:30 de la mañana, las redes sociales Instagram, Facebook y WhatsApp sufrieron una caída y afectaron a millones de personas en todo el mundo. Fueron más de siete horas en donde las direcciones de Internet o las aplicaciones no encontraban los enrutamientos y actuaban como si las páginas no existieran.

Cerca del 40 por ciento de la población mundial se vio afectada por por la caída de estas redes sociales. En México fue alrededor del 75 por ciento de las personas con un teléfono inteligente las que padecieron la caída de las tres redes de Facebook.

Y este problema surgió por una falla en el Border Gateway Protocol, conocido como BGP, afectando en nuestro país a un poco más de 80 millones de cuentas de WhatsApp que son utilizadas todos los días. Pero, ¿qué es el BGP? 

¿Cuál fue la causa de la caída de las redes sociales? 
FOTO: Archivo 

¿Qué es el protocolo BGP?

El Border Gateway Protocol es un mecanismo que permite intercambiar información de enrutamiento entre sistemas autónomos en internet, es decir, que puede hacer que los dispositivos encuentren el servidor en donde está la información, a través de una dirección.

Entendiendo que Internet une a los dispositivos de cualquier lugar del mundo, sabemos que necesita rutas de acceso, (ASN). Y para que funcionen, debe haber una protocolo que permita que se conecten entre sí y poder acceder a la información que se encuentra en el servidor.

El lunes en la mañana, una masiva serie de actualizaciones provocó el fallo en este protocolo. Los usuarios escribían la dirección o accedían a las aplicaciones y no tenían respuesta del servidor o del lugar en donde está toda la información de los miembros. 

La función DNS falló y no se podía “traducir” la dirección o la información que se mandaba desde los dispositivos, con la dirección web escrita, en una dirección IP. De este modo no podían encontrar los datos que los llevaran al servidor, es decir a la máquina específica en donde se encuentra la información